JOSÉ ÁNGEL GALINDO MONTENEGRO

Increíble que uno de los equipos “grandes” del futbol nacional, este en pleno y total abandono. No comentaré de su triste paso por la división de ascenso de la “prestigiada” Liga Mx; recordaré solo parte  de su  gran  historial y de lo que yo viví muchas ocasiones en  los estadios dónde han jugado estos potros que cabalgan sin rumbo fijo.

Desde sus inicios el Atlante, llamado años después el equipo del pueblo, por esa garra y corazón que dejaban los jugadores en la cancha, ese pundonor y vergüenza logró cautivar a  sus miles de seguidores, que  lo  hicieron uno de sus  favoritos. Basta recordar que las  películas de los años dorados del  cine  nacional, el equipo atlantista estaba presente.

Quién no recuerda “Los hijos de don Venancio” con el siempre alegre y versátil  Joaquín Pardavé; la participación del ídolo Horacio Casarín, que momentos y  que recuerdos amigos Ese Atlante sí que era bravo dentro y fuera de la cancha. Esos primeros clásicos entre el otrora poderoso equipo de los “electricistas” del Necaxa, inolvidables.

En lo personal, recuerdo esos tiempos dónde entrenaban en el Deportivo Reynosa. Ahí y en cada entrenamiento dejaban la vida. Ya desde esos tiempos sufrían por sus pagos, sin  embargo, eso no era motivo para entregar el corazón completo en la cancha. El General Núñez mientras los tuvo, trato hasta sus posibilidades de apoyarlos siempre.

Desgraciadamente esto  no  duró mucho y  por  cuestiones más de salud que  económicas el Atlante es vendido a un hombre de negocios llamado Fernando González “Fernandón”. Éste en  lugar de  impulsar al  equipo, lo acabó  de sepultar, pues resultó bueno para el  negocio personal, pero de lo peor para los intereses del equipo.

No pagaba, no les daba uniformes, era un tipo bonachón y conchudo de ahí el apodo de “Fernandón”. Tuve la  oportunidad  de vivirlo. Recuerdo a  jugadores de esos tiempos que entrenaban con lo que llevarán pues ni para eso les daba este señor González. Ahí conocí a mi ídolo y compañero en medios, el  famoso y buen hombre: Rafael Puente Suárez, llamado con el apodo del “Wama”. A uno  de  los  mejores mediocampistas de este país Luis “la cuca” Amuchástegui (qepd) al “Bonavena” Ramírez, a Marcos Rivas Barrales apodado  “el mugrosito” único jugador mexicano en  jugar todas las posiciones que hay en este deporte.

Al chaparrito portero suplente eterno de Puente, Armando Franco, al extraordinario lateral Daniel Montes de Oca, a José Luis Desachy, en verdad cuanta calidad y recuerdos al nombrar a unos cuantos protagonistas de estos Potros de hierro. En su  historia no puede faltar un hombre que quiere al equipo, el empresario José A. García.

Este dirigente, que ha sido marginado de una institución que él apoyo de muchas maneras a hacerlo triunfador. Hoy el  equipo el pueblo se encuentra lejos de sus orígenes y lugares de juego tradicionales, porque la verdad, nunca debió salir del  Distrito Federal, que es dónde se localiza sus miles de seguidores, al menos los más  fieles.

Cancún  es un  paraíso pero no el  lugar  ideal  para un equipo que tiene sus cimientos en la capital. No sé que tenga don Alejandro Burillo,para este equipo. Lo que sí es una realidad es que esta  en el olvido. Allá en ese bello lugar, la gente ya no asiste, dejo  de  interesarle el equipo por las constantes malas campañas que han tenido.

Pero la culpa no es solo de ellos sino de esa directiva que invierte poco y al vender a los  jugadores gana lo doble. Es parte de la historia que vive un cuadro que fue grande y que  ahora solo vive del recuerdo. El Atlante equipo del pueblo.