JOSÉ ÁNGEL GALINDO MONTENEGRO

Todo comienza con la partida del joven actor Fernando Balzaretti, hace un par unos años. Le sigue otro buen actor de la misma época de los setentas Miguel A. Ferriz, Juan Peláez (Don Miguel Hidalgo) y ayer una  gran actriz y joven señora, Alma Muriel. Una camada de  jóvenes actores  que en ese entonces encabezaban los hoy otoñales José Alonso y uno de los  rostros más bellos del cine nacional, la aún guapa Helena Rojo.

A estos se les unió, el peruano Ricardo Cortés, Raymundo Capetillo, Fernando Allende, Julissa, sin olvidar al hijo de la doña, el siempre elegante Enrique Álvarez Félix. ¿Por qué recuerdo estos nombres? es simple, estos y muchos más, dieron lustre al cine nacional de esos inolvidables setentas.

Alma  Muriel, fue  parte  importante de esa  maquinaria del cine. Hizo muchas  películas. Le recuerdo la de Mecánica Nacional y una que la  consagró como una de las mejores actrices juveniles en su tiempo y momento,”Amor Libre” al lado de Julissa, quién por cierto hace un desnudo total.

Obras  de teatro, radio, fotonovelas, televisión, hicieron de Alma Muriel una  actriz indispensable en cualquier reparto. Llevó con mucho cuidado su vida personal; dejó atrás esos años de rebeldía y sueños. Se convirtió en una gran actriz; ganó premios, reconocimientos y todo gracias a su enorme  talento.

Es una camada de grandes actores que dejaron huella y que se nos han adelantado. La Muriel fue parte de ella. No especularé con su muerte, porque en lo personal le recuerdo llena de  juventud  y vida. Hoy seguramente seguirá dando cátedra  en dónde se encuentre. Porque ciertamente, desde  muy joven, destacó en el mundo de  la  farándula.

Descanse en  paz…..la  siempre bella y talentosa Alma Muriel.