JOSÉ ÁNGEL GALINDO MONTENEGRO

Aunque su música comenzó en los años cincuentas, es  en los sesentas  cuándo un hombre todo talento y originario del bello estado de Tabasco, llega a  la  ciudad  de  México. Me refiero a Don Carlos Colorado Vera, quién desde  temprana dio conocimiento de  su desarrollado gusto musical. El conjunta a  una de  las agrupaciones  más  importantes  que ha dado este  país, la internacional Sonora Santanera.

Los recuerdo, porque eran indispensables en los  bailes  de  la  tradicional feria de Teziutlán,Puebla, sitio al que  ellos  no podían faltar. Hacía  mis pininos  en la radio local y ya se tenía un programa diario con su música. Tuve  la  fortuna de  conocer a todos los que formaban esta agrupación en esos  momentos: Silvestre Mercado, Andrés Terrones, Juan Bustos y su hermano José, quienes eran las voces que  daban a  la Santanera  ese  sabor  muy especial e inigualable.

El éxito no se  hizo esperar, sus  servicios musicales eran requeridos  en toda  América Latina, en  Estados  Unidos y Europa, Asia y lugares  circunvecinos, en pocas palabras eran internacionales. Quién no bailaba al ritmo de la Boa, de la Musita (obra de Carlos  Colorado) Luces  de Nueva York, Y me quede sin ti, el  Mudo, etc.

El cine los  requirió de  inmediato para incluirlos como base  musical de las películas; las giras  por el mundo con llenos  totales. El teatro no tardó en llegar y es aquí, con la  grata compañía del Maestro Mario Munguía, que  comienzo a  conocer la  verdadera  historia de la Santanera, en sus  múltiples presentaciones en el teatro Blanquita, cuándo lo administraba la “chinita” doña Margo Sú (qepd).

Tuve la  fortuna de que Don Mario fuera popular  y conocido por toda el personal de  ese centro de  diversión y eso me facilitó las  cosas. Si hay una  agrupación que  durante  sus presentaciones en el  Blanquita tenía llenos  monumentales, era  la Sonora Santanera, lo confirmaré, pero sino mal recuerdo, ellos tenían récord de  presentaciones continuas en ese lugar.

No era  fácil llegar al sitio de  privilegio tan rápido, ellos lo lograron. Esa magia en su música, ese sabor tan especial, esos matices musicales y arreglos hicieron a la  Santanera una  de las favoritas de toda  la  gente. Eran requeridos  en eventos  de  importancia dentro y fuera  de México, todo era  color rosa.

Pero el 25 de  abril de 1986, en la  carretera  México -Querétaro, sucede un percance en el que lamentable  pierde  la  vida su creador  y líder, el reconocido Maestro  Carlos  Colorado. Esta  noticia, en su tiempo y momento, conmovió al pueblo mexicano, porque créame usted, esta agrupación musical es  una  de  las  más queridas en este  país.

Lo que  viene a  continuación, son confrontaciones internas entre algunos  elementos. La Sonora había perdido no sólo a  su líder  y fundador, sino también la estabilidad emocional y compañerismo en la  totalidad de  su integrantes.

En mi caminar por  varios  estados de  la República Mexicana, me  he  encontrado no a una, sino a muchas  organizaciones musicales con el nombre de la Sonora  Santanera. Hoy en día, están los Santaneros de Pepe Bustos; la  Santanera de Andrés Terrones, la de Gildardo Zárate (éste  estuvo preso por ocupar  el nombre) y así varios  más.

El hecho que  lo que  queda de  la Internacional Sonora Santanera, esa  que  yo conozco de siempre, sigue  al pie  del cañón, ahora  con nuevos  cantantes y presentado CD nuevo, con el acompañamiento de  varios cantantes  reconocidos. Y sí usted,como yo, son fieles a la música de estos grandes  músicos, no dejen de apoyarlos, diciendo  “no a  la piratería”. Que de eso ya  están hasta  el tope sus  actuales  líderes y representantes.

Don Carlos como hace falta…ese corazón colorado que dio todo por su Sonora Santanera.