JOSÉ ÁNGEL GALINDO MONTENEGRO.

Vuelve el internacional puerto de Acapulco a ser el escenario majestuoso dónde se lleva a cabo la Novena Edición del Festival Internacional de Cine (FIC). Figuras que quieren a nuestro país se han hecho presentes, en agradecimiento al apoyo que  este pueblo noble y trabajador les  ha dado; uno de ellos, el señor Silvester Stallone.

Esto me hace recordar, las reseñas cinematográficas que tenían como sede el fuerte de San Diego, dónde se reunía  año tras año la crema y nata de la cinematografía mundial. Era un verdadero placer ver a figuras de todo el mundo, paseando por el puerto más bello de nuestro país, el de Acapulco.

Las películas que hoy se presentan en dicho evento, serán puestas en cartelera en unos meses. Y aquí viene la  historia, mire usted; esa  famosa reseña era el trampolín, que hizo famosas a producciones de los países que participaban, películas excelentes, dignas de recordar.

Una estrella que no faltaba, era la bellísima sonorense doña María Félix, que desde París, lugar de residencia de la diva, se trasladaba hasta este puerto para estar presente. La verdad desconozco porque desapareció, pues dejaba buenos dividendos económicos al Gobierno del  estado de Guerrero.

Hoy, en su novena edición, el festival trata de retomar, lo que un día fue la llamada reseña. Y a pesar de la violencia que vive el país,  Acapulco y su gente cumplen cabalmente en su papel de anfitriones. Y queda registrada en las palabras de los actores que hacen presencia en dicho acontecimiento: “Acapulco….maravilloso”.

Y no se equivocan, su gente, sus playas, sus sitios de diversión, su comida, hacen del  internacional y bello puerto de Acapulco, un verdadero ensueño.