JOSÉ ANGEL GALINDO MONTENEGRO

Mis respetos a toda esa gran afición puma y al representativo de mi Alma Mater, la Universidad Nacional Autónoma de México. Esta ocasión, se ve lejano un campeonato más para sus gloriosas vitrinas. Lo demostrado en el juego de ida en la final del campeonato de la “grandiosa” Liga Mx, por el equipo dirigida por Memo Vázquez, confirmó lo que vimos en juegos anteriores, falta de actitud y muy poca “enjundia”.

Antes que terminará la fase regular del torneo, lo comenté en la página  de Matarili, los pumas, a pesar de terminar como líderes, no  convencen. Los que  conocemos a Memo Vázquez, su director técnico, sabemos que su juego es alegre, ofensivo, vistoso. Esta ocasión, no ha sido de esa manera.

Con el Veracruz, tuvo mucha  suerte y  no se diga con los de Coapa, el América. Estos últimos perdieron por las indisciplinas de sus jugadores. Eso, obviamente, “mermó” a las llamadas “águilas”, porque siendo honesto, aún con 9 hombres los americanistas jugaron con mejor actitud y cariño a sus colores, que  los mismos universitarios.

Los del puerto, los perdonaron y los de Coapa, los hicieron sufrir. Esa es la verdad. Pumas bajo la calidad de su juego, y no sólo en la “liguilla”, ya se veían mal desde antes de comenzarla. Los universitarios, han  quedado a deber. Sé que los que le van a los del Pedregal, no aceptarán el mal paso de su equipo. Es fácil comprobarlo. Tigres les ganó fácilmente.  Fueron  3 goles, pero pudieron  ser más.

Pumas no juega a nada. Un portero que cuando está en su papel cumple. Una defensa “endeble”; una media que no genera absolutamente nada y una delantera que no está conectada con el resto del equipo. Herrera y el “mochilón” Martínez no dan una. No debo adelantarme, pero conociendo las  tácticas del “Tuca “ Ferreti, pintan  para coronarse en Ciudad Universitaria, ya que el brasileños conoce a la perfección en estadio, tanto como jugador como entrenador.

Si hubiera una mejoría en el “andar” de los  universitarios, tendrían una posibilidad, pero viendo esa baja de juego del equipo en general, dudo que logren hacer algo. Cierto, quedan 90 minutos y esto “no se acaba hasta que se acaba”. Sin embargo, no  emocionan y  tampoco ofrece grandes expectativas el actual juego puma.

Del encuentro jugado en Monterrey, sólo diré que el primer gol de los Tigres, fue un regalo arbitral, no era falta. De los otros dos goles, sin comentarios. Tigres tiene la mesa puesta en el estadio del  Pedregal. No  necesita ni venir a “rematar” su obra. Los pumas desde hace tiempo y a pesar del liderato, dejaron el entusiasmo y el buen juego. ¿ Por qué? La verdad no lo sé, quizás haya regresado la “grilla” al  vestidor y  se encuentre dividido.

Difícil remontar, pero en el fútbol esa palabra no existe. Espero que en el partido de vuelta, los universitarios muestren cariño por los colores azul y oro. Si caen, que sea  dignamente.