MARIO MUNGUÍA “MATARILI”

1 001 (5) (2)AGOSTO,14, 2008.-Hace muchos años los encargados de vigilar el buen paso de la justicia, nos han hecho bolas con los problemas de la misma, ya que siempre dicen que hay que modificar los Códigos que contienen los artículos para calificar los delitos penales, civiles y administrativos y otros, sí los hay…Hemos tenido en las manos varias veces compendios que contienen los citados artículos, leídos y repasados, sin que nos hayan causado alguna inquietud, resabio o malestar, ya que no son momentos para utilizarlos…Parece que se necesitan los expertos en la jurisprudencia para que se sientan que están en activo y es cuando recapacitamos y pensamos: ¿quién sabe cuántos artículos son con sus bis que tienen que se movidos y aplicados en la IMPARTICIÓN DE JUSTICIA?, de otra manera son indefensos, silenciosos y dormidos…Entonces, para no obligar a dar otro tratamiento, nos cayó en la perilla lo dicho por el ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Guillermo Ortíz Mayagoitia, quien culpa a los Poderes Ejecutivo y Legislativo de los errores y problemas de la Nación…Por eso mismo, hicimos la pregunta que repetimos: ¿ SON CULPABLES LAS LEYES POR LA SOSPECHA CON QUE LAS UTILIZAN LOS JUECES, MAGISTRADOS Y MINISTROS?…¿Se manejan solas o las manejan?…Como no tiene vuelta la pregunta:”la mala impartición de justicia es debido a la peor interpretación de las mismas”…Tal vez, Santiago Creel que tambor echa la culpa a las leyes y pide sean modificadas, entienda…El daño, las fallas y jaladas están en los monos que imparten la justicia y dan mal trato a las LEYES…La otra falla está EN EL ELEMENTO HUMANO…

2 001 (5) (1)NUNCA HA SIDO CONFIABLE LA “POLICÍA PRIVADA”…

Las veces que se han tomado la molestia de investigar y conocer la utilidad de las agencias de policía privada, respecto a la eficacia y capacidad, han salido con el cuento de que es “un mal necesario” que de alguna manera ayuda a las instituciones autorizadas y reconocidas oficialmente y siguen con el mismo cuento, pese a que nunca podrán ponerse de acuerdo, incluso, imponen un reglamento para que sean registradas, tenerlas reconocidas y otorgan permisos, pero según los informes, son más las piratas que las registradas, ni en la autorización de cobros están unificadas o uniformadas…El mismo gobierno sabe de la situación y son varios los ex comandantes policíacos en retiro que tienen agencias que ofrecen vigilancia particular, pero su efectividad no está garantizada, ya que en asuntos peliagudos intervienen los cuerpos reconocidos oficialmente, pues los privados están limitados en los servicios…Pueden hacer detenciones de hampones, pero no hacer remisiones y lo grave, que han aumentado los servicios de policías privados, contratados por empresas, personas que tienen billetes para pagar por guardaespaldas que deben tener permisos para el uso de armas…Son miles de guardias particulares que cuidan casas, comercios que permiten las dependencias policíacas oficiales…Tal vez tenga razón el señor Alejandro Martí cuando dice que se arrepiente de haber atendido instrucciones de Ernesto Mendieta, investigador privado, que le aconsejó que no denunciara ante la PGJDF el secuestro de su hijo…Cuando fue el señor Martí le dieron un trato excelente, pero, no todas las personas que recurren a las autoridades se apellidan Martí, ni tienen el mismo status social…Son las autoridades y elementos los que han ganado la desconfianza, ya que son miles de casos en los que son una nulidad…

EN REALIDAD YA ES COSTUMBRE…

Esa entrega de los paisanos deportivos no es de ahora y es prácticamente una costumbre, ha sucedido en los campeonatos mundiales o copas del futbol a donde las selecciones nacionales no más van a hacer “panchos”, con dificultades empatan, pero a las primeras de cambio las eliminan y entonces los aficionados se recargan en Brasil, Argentina y así calman sus fracasos pasionales deportivos…De no ser por el campeonato de la Sub-Selección de Chucho Ramírez, ¿cuál otro?…Luego en un país con miles de futbolistas, de entrenadores al nivel de la capacidad de los jugadores, tienen que recurrir a entrenadores extranjeros que no conocen al país, que desconocen sus costumbres, que tampoco saben del medio ambiente, menos saben de la calidad de jugadores mexicanos a los que suplen con naturalizados, quienes desde el momento que no la hacen en sus lugares de origen, buscan otras oportunidades y van a donde mejor les pagan y dan otras esperanzas, lo mismo hacen con las exportaciones de los jugadores nacionales, pero las comitivas de “jugadores de futbolitos” de pantalón corto, son hasta familiares…Desconocen que los escogidos hasta enfermos los llevan y algunos sin competir quedan eliminados otros a medias de los maratones dejan de participar…