Alejandra Munguía Cambrán

No dudo en lo más mínimo que exista quiénes aún mantengan la idea de que las mujeres al natural son más que hermosas, de hecho, posiblemente haya quienes, efectivamente, sean divinas con la cara lavada, pero en lo personal ¡GRACIAS MIL! a quienes han dedicado años y años de investigaciones (tache a quienes experimentan con animales) para permitirnos pararnos ante un espejo y poder transformarnos.

Siempre lo he dicho, la mayor prueba de amor de un hombre hacia una mujer es ir contigo a la playa y tomarte de la mano para que sepan que eres quién está a su lado; porque ¡qué cosa! andar con la cara lavada todo el día hasta que llega el momento de ponerse cuquis miquis ¡NO!

Todo lo anterior, viene a colación porque el maquillaje tal y como lo conocemos hoy en día no existía en el mercado; fue en el cine donde se comenzó a utilizar y ¡GRACIAS MAX FAKTOROWICZ!; porque a partir de su marca comenzaron a desprenderse  un sinfín de ellas que podemos encontrar en el mercado, desde las comerciales hasta las muy exclusivas que llegan a alcanzar precios que son verdaderas groserías.

Max Faktorowicz inicia vendiendo polvo para el rostro y pelucas en Hollywood; sin embargo,  los clientes externos  comenzaron a pedir estos productos.

Max Factor, el creador de la marca de maquillaje que conocemos hoy en día, nació en Rusia en el año 1877. Emigró a los Estados Unidos en 1904 buscando un nicho y lo encontró no sólo ahí, sino a nivel mundial.

Creo los primeros “looks” de algunas de las estrellas de cine más influyentes, incluyendo los labios de Rosebud y la barra de labios Cupid’s Bow en los años veinte, también los labios de Hunter’s Bow para Joan Crawford en los años treinta, la primera máscara de pestañas para la estrella del cine mudo Phyllis Haver y el énfasis en los ojos de Bette Davis.

El gran impacto de estos estilos, junto con el apoyo de las estrellas, crearon una belleza glamorosa que todas las mujeres querían emular y definió el concepto de belleza en el siglo XX que fue copiado por mujeres de todo el mundo.