JOSÉ ANGEL GALINDO MONTENEGRO

Jazmín Rivera Esquivel, nace en la ciudad de México, el 2 de enero de 1985. Desde muy pequeña desarrolla un fuerte gusto por la pintura y el dibujo, gusto que le hará desarrollar a lo largo de su vida un dominio sobre estas dos actividades artísticas y más tarde la caricatura. Uno de sus primeros logros en el dibujo, fue cuando tenía cinco años y trataba de dibujar a las personas sentadas, una línea en forma de “s” era la solución recuerda.En el taller de artes plásticas de la secundaria 187 Joaquín García Icazbalceta, adquiere gran parte de su formación en este ámbito, pues aprende a matizar las figuras con luz y sombra y hacer figuras por medio de la acumulación y dispersión de puntos,combinación de colores entre otras cosas.

Predicción o simple casualidad. Hay una anécdota que marco el trabajo artístico de Jazmín. Una semana antes del 11 de septiembre del 2011 del atentado contra las Torres Gemelas, su hermana pequeña le pidió ayuda para realizar un dibujo escolar de un bosque quemándose. La sorpresa fue que cuando paso lo del atentado. El padre de Jazmín, le comentó que el dibujo que había realizado parecía que mostraba de una manera simbólica lo que había ocurrido, pues éste consistía en dos pinos del mismo tamaño y la misma forma quemándose.

“Era sorprendente ver, el parecido que tenía mi dibujo con el atentado del 11 de septiembre, pues incluso uno de los árboles estaba más dañado que el otro tal como paso con las torres y que incluso una de ellas se derribó primero. Recuerdo que primero hice los árboles, después el fuego y me pregunté si el fondo lo pintaba de azul marino para que pareciera que era noche, sin embargo, ya no lo pinte, así se quedó. Mi padre también contribuyó en este dibujo pues él pinto tres pájaros y una casa atrás con gente pidiendo ayuda.

Él comentaba que los árboles eran las torres; los pájaros  los aviones y la casa del fondo el Pentágono. Un día que estaba pintando el cuadro de Eclipse, el cual es un sol, y alrededor esta negro, mi madre me ve y me dice –“oye no se nos vaya a caer el sol”. Bueno ya mejor no lo termine, así  se quedó. Desde entonces pongo mucha atención en lo que pinto.”A los 19 años de edad participé en un curso de pintura al óleo en el Museo del Chopo. Es a partir de la pintura, que surge su otra forma de expresión artística amada, el teatro: “la necesidad de expresión en el lienzo, me invadió todo el cuerpo y me dí cuenta que necesitaba expresarme también por medio de mi cuerpo, es así que llego al teatro”. Estudió la carrera de literatura dramática y teatro en la Facultad de Filosofía y Letras, y se convierte en actriz. Ha participado en obras teatrales como: Edificio de chismosos, de Héctor Mendoza, dirigida por Héctor del Puerto en agosto del 2005, presentada en el teatro Enrique Ruelas, en el área de teatros de la facultad de filosofía y letras. Medea, de Eurípides, dirigida por Mario Balandra, en diciembre  del  2005, presentada en el teatro de la Torre de Humanidades de la Facultad de Filosofía y Letras. Amor, amar, amor, adaptación de obras de García Lorca, dirigida por Esaú Corona, presentada en la Escuela Nacional de Música en Agosto del 2008.

“Finalmente, el teatro también me regresa a la pintura, al dibujo y la caricatura. En el último año de la carrera, mi maestra Carmen Mastache, nos pide que escojamos algunas actividades complementarias para enriquecer nuestro trabajo actoral y yo retomo la pintura, el dibujo y la caricatura. La caricatura es lo último que he desarrollado, pero me agrada mucho y me siento muy bien, con las que he hecho”.