ALEJANDRA MUNGUIA CAMBRÁN

Octubre es el mes que la Organización Mundial de la Salud eligió para tratar de conscientizar y sensibilizar no sólo a las mujeres, también a los hombres de todo el mundo, sobre ese asesino silencioso que cada año suma a sus filas millones de nuevos casos; provoca muertes a granel tanto en países desarrollados como en los no tanto y pone en ridículo a la ciencia, ya que al día de hoy los conocimientos sobre las causas del cáncer de mama son insuficientes, por lo que lo único que queda es apostar a la prevención y la detección temprana, pero sin garantía alguna…En México, por ejemplo, diariamente mueren en promedio 15 mujeres y 7.6 millones están en riesgo de padecerlo, pues se calcula que una de cada ocho tendrá la enfermedad a lo largo de su vida…Es, sobre todo, en los países más pobres donde se registran la mayoría de los casos, las razones son muchas, pero sobre todo la carencia de servicios de salud…Esos son los datos fríos, los números, las estadísticas, pero detrás de ellos hay una mujer que ha sido mutilada y aún después de ello, van las quimioterapias en donde se le suministra más veneno que mata tanto a las células buenas como a las malas o las radiaciones que aunque menos agresivas son también una fregadera…Darse cuenta de que tienes un ser humano que jamás pensó que podría suceder, porque contrario a lo que se puede creer el factor hereditario sólo representa entre un 5 y un 10 por ciento de las pacientes…Son la obesidad, el sedentarismo, el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol y la exposición a tratamientos de radioterapia dirigido a la mama o la administración de hormonas como estrógenos y progesterona los que hacen vulnerables a las mujeres… Ya saben que la ociosidad es la madre de todos los vicios y  en alguna ocasión o en varias  he tratado de imaginarme cuál sería mi reacción si en mi destino estuviera un padecimiento de esa índole…¿Aceptaría que me cercenaran?; no lo creo; en parte porque la vanidad es grande y por otro lado, si he de morirme por lo menos que sea lo más entera posible…No creo poder salir de la depresión que me ocasionaría  verme al espejo de esa manera, por ello, todos mis respetos y admiración a esas mujeres que han pasado por ello y han aceptado que un seno no son ellas, sino parte de ellas…En alguna ocasión, escuche a un hombre decir: ¿cuál es el problema de qué te quiten un seno o posiblemente los dos?….Para comenzar quien lo dice, un masculino que como todos parece que nunca pudieron despegarse de las bubis, porque nada más ven un par y van sobres, nunca he entendido porque tanta fijación…Neta, mi primera reacción fue decirle ¿dónde estaría el problema si te cortaran el pene?…Jamás, en la vida había visto la cicatriz de una mastectomía, es de verdad una tasajeada y por obvias razones los médicos no le ponen ni las más mínimas ganitas para que esa cicatriz no forme parte de una transición mega difícil de un antes y un después…Afortunadas aquellas que tienen los medios económicos de ponerse implantes…No tengo la menor duda que muchos de quienes me harán el favor de leer estás líneas saben o han estado cerca de alguien que ha tenido que enfrentarse a esta enfermedad, la cual no sólo afecta a quien la padece sino a todos los que se encuentran a su alrededor…Historias de éxito ha habido muchas porque no siempre todo está perdido, ya que aseguran que cuando se detecta a tiempo, se establece un diagnóstico adecuado y se dispone del tratamiento, por lo que las posibilidades de curación son elevadas….Sin embargo, está el otro lado de la moneda, cuando ya es demasiado tarde porque el tumor migra y se expande a otros tejidos u órganos del cuerpo, cuando eso sucede,  no hay nada que hacer…..El reto es vencerlo, ¿cómo? realizándose los exámenes correspondientes para la prevención y detección temprana de la enfermedad…Únete a ese desafío, porque yo paso…