ALEJANDRA MUNGUÍA CAMBRÁN

Seguro el presidente Enrique Peña Nieto ni siquiera se imagina que López Obrador le solicitará “respetuosamente” que envíe  -antes del primero de diciembre fecha en que se cambian la estafeta-, al Congreso de la Unión la iniciativa de ley para crear de nueva cuenta la Secretaría de Seguridad Pública, ahora nada más le agregará Federal…Obviamente, no lo ha hecho porque está esperando que le den su constancia de mayoría que lo acredite como presidente electo, por lo que plis, si estás leyendo estas líneas guarda el secreto para respetar los tiempos y las formas aún cuando “vagamente” lo mencionó en una conferencia de prensa, no vayan a creer que es para comprometer al aún jefe de la nación…Por supuesto que sus intenciones no son saltarse las trancas sino que una vez que proteste, la “nueva” dependencia, que sólo retomará su antiguo nombre junto con los vicios y carencias, pueda estar en funciones…No me queda la menor duda, que, efectivamente, la crisis en México es grave, por lo que necesita una transformación y poco importa si es la primera o la última con que no sea una transformación de cuarta todo está bien…No es sólo creencia de López Obrador, sino ha sido característica de todos los sexenios anteriores que piensan que con un simple cambio de nombre o con mover funciones los problemas de inoperancia quedan solucionados…La denominación es lo de menos sino existen acciones eficaces en materia de seguridad y para ello se requieren elementos capacitados, estimulados, bien pagados, honestos, pero sobre todo organizados, porque los criminales picudos vaya que lo están, sobre todo, cuentan con mejor armamento y preparación que los encargados de vigilar…Hace seis años desapareció la Secretaría de Seguridad Pública y se trasladó a la Secretaría de Gobernación, con el nombre de Gendarmería, por lo que de aquí a que le encontraron la cuadratura al círculo pasaron un par de años…Tampoco podemos olvidar que el presidente Enrique Peña recibió un país con una crisis muy aguda en materia de seguridad, resultado de la fallida guerra contra el narcotráfico de Felipe Calderón…Ahora va de nuevo…Creen que encontraron el hoyo de la dona, lo cual parece muy difícil sobre todo, porque representa comenzar de nueva cuenta a crear toda una estructura, en la que se incluirán besos y abrazos para el crimen organizado…Estamos frente a un escenario nada alentador, un Estado cada vez más débil que trata de combatir, sin resultados, una estructura criminal más fuerte…Ningún gobernante tiene la varita mágica para acabar con ello, este cambio de siglas es, por el momento, solamente eso…