ALEJANDRA MUNGUÍA CAMBRÁN

Después de que no se presentara a la audiencia a la que fue citada el pasado lunes, Mónica García Villegas, propietaria del colegio Enrique Rébsamen (en donde murieron 19 niños y siete adultos)  lo primero que vino a mi mente fue !claro, de taruga se presenta; sabe perfectamente a lo que tendrá que enfrentarse. Después de tanta alharaca, nada más faltaba que le enviarán un boleto en primera clase sin retorno  al otro lado del mundo o a lo mejor, más cerca, junto a Marcelo Ebrard en Francia, porque no creo que él tampoco vaya a responder por los daños en la Línea 12 del Metro, que dejaron al descubierto su red de corrupción!…A través de un comunicado la susodicha  tiene la desfachatez de asegurar no hacer recibido citatorio alguno de la Procuraduría capitalina, lo cual conociendo la ineficacia de la dependencia podría resultar muy cierto, pero ello tampoco exime a la fulanita de su responsabilidad, ni que se apellidara Gómez del Campo o el escrito es garantía de que se encuentre en el país…Lo mismo aplica para las autoridades del Tec de Monterrey que están en total mutis o para los constructores de los edificios derruidos…Esta conducta no me extrañaría si habláramos de uno o varios políticos, quienes son expertos en esquivar sus responsabilidades y emprender la graciosa huida cuando los cachan en sus movidas; por lo que no me queda más que concluir que es bien cierto ese refrán que a la letra dice: “eres lo que criticas”…Condenamos la corrupción y somos partícipes de ella, es más sin temor a equivocarme, somos el origen de ella; pretendemos que se acabe con la impunidad pero cuando se trata de salvar el pellejo, bienvenida…¿Acaso García Villegas llegó a creer que lo sucedido y lo descubierto en el plantel de su propiedad pasaría sin pena ni gloria?; ¿qué nunca sería requerida por las autoridades correspondientes?; ¿creyó que también ella se beneficiaría de esa impunidad de la que gozan nuestros políticos?; al parecer sí, que es a lo mismo que le apuestan los funcionarios públicos de la capital involucrados en la entrega de licencias de construcción y uso de suelo irregulares; a los constructores que por ahorrarse unos pesos les interesa un comino sí hay perdidas humanas…Después del niño ahogado todo es un merequetengue,  ya el gobierno de la Ciudad de México hacen responsables a las delegaciones políticas por los permisos irregulares en casas, edificios y escuelas; sus titulares vuelcan toda la responsabilidad a administraciones pasadas…Los que tienen en estos momentos un buen de chamba son los departamentos jurídicos de las demarcaciones más afectadas por los sismos del pasado 19 de septiembre, los cuales en un mar de papeles buscan los que exculpen a sus patrones de malos manejos y poder culpar a otros de lo sucedido y tratar de explicar lo inexplicable…Como era de esperarse, ahorita los permisos para poder comenzar la reconstrucción de la ciudad se encuentran detenidos, nadie quiere aventarse ese trompo al dedo; así que la reactivación de la economía se encuentra parada, pues todos sabemos que la industria de la construcción es una gran generadora de empleo, lo que significa que no hay chamba para todos aquellos que se dedican a ello; porque en estos momentos los funcionarios están más preocupados en conservar el hueso…