ALEJANDRA MUNGUÍA CAMBRÁN
Habitantes de las localidades de Chenmut, Tzomolton, Bejeltón, Bololch’ojon, Cruz k’ak’anam y Cruztón (parecen trabalenguas), regresan paulatinamente a sus  hogares, no muy convencidos, conscientes de que todavía están en peligro porque los policías no generan las condiciones de seguridad para la población y aún con miedo ante la presencia de paramilitares en Chenalhó…Continúan los disparos en Chajkoton y Balumpi y no están en la cárcel los responsables de los daños provocados en Chalchihuitán y de la muerte de personas…Siguen exigiendo enérgicamente el desarme u órdenes de aprehensión para los responsables del surgimiento del grupo armado de Chenalhó…Sin embargo, no les queda de otra, se añora la tierra…Los desplazados son acompañados por las autoridades municipales y ONG’S…A meses de haber salido a la luz pública este conflicto y que fue gracias a ello que se conociera (porque no es nuevo) y las autoridades correspondientes se dignaran poner un poquito de su atención en este asunto, difícilmente se puede hablar de efectividad en materia de seguridad aún cuando se acordó reforzarla por parte de los tres niveles de gobierno…Tan sólo, la policía estatal preventiva no genera ni cosquillas en los puntos estratégicos instalados como destacamentos; los elementos de la Sedena efectúan recorridos pero no en las zonas de conflicto…Las cacareadas bases de operaciones mixtas solicitadas, ahí quedaron en chance en un día de estos…Y bajo estas condiciones miles de desplazados, comienzan el regreso a casa a la buena de Dios…Reitero lo que en alguna ocasión mencioné, sería muy bueno que los ocupados aspirantes a la presidencia de la República voltearan sus ojitos a este conflicto, pero mucho más sabroso sería que las autoridades correspondientes hicieran su chamba…