ALEJANDRA MUNGUÍA CAMBRÁN

Neta que me resulta insultante escuchar  a personajes como Leonel Godoy hablar de que las administraciones de los últimos tres sexenios, tanto panistas como priistas, han hundido aún más al país, lo cual no pongo en tela de juicio , pero si es tan fregoncito se siente  y conoce las soluciones ¿por qué no las puso en práctica cuando gobernó un pedacito de este enorme territorio?; no estaba tan cañón para un hombre con tanta experiencia y conocimientos, sólo se trataba de Michoacán…Tuvo la oportunidad de pasar a la historia, de demostrar a la bola de inútiles como se hacen las cosas cuando se es un chinguetas para ello y, sin embargo,  ¡NO LO HIZO!…Por el contrario, lo que sí dejó a su paso fue una deuda pública de más de 38 mil millones de pesos; índices de inseguridad disparados aún cuando en el período 1983-85 se desempeñó como subprocurador general de Justicia de aquella entidad y del 2000 al 2002 fue secretario de Seguridad Pública en el otrora Distrito Federal, ahora ciudad de México, por lo que podríamos decir, que también tenía tablas en la impartición de justicia…Y por supuesto que será recordado pero no por ser un buen mandatario estatal, sino uno más del montón, de los que se han dedicado a saquear las arcas de los estados y a dejarlos peor de como los encontraron…La cereza del pastel se la llevó su hermano, Julio César Godoy, acusado de lavado de dinero, narcotráfico y delincuencia organizada y al igual que el ex mandatario, la justicia nunca los alcanzó y no porque sean inocentes sino porque así son las cosas y el largo brazo de la ley no los alcanzó…

DE LA VIEJA ESCUELA…

Aún me tocaron esos buenos tiempos en los que los caricaturistas eran precisamente eso, dibujantes críticos, incisivos, divertidos, sarcásticos, sabedores de que tenían en sus manos el poder de la ilustración y la palabra, no los que existen ahora que no saben llamar la atención sino es a través de palabras altisonantes, con photoshops e ilustraciones tomadas de una galería de fotografías…Recuerdo a Ramón Garduño, sentado en su restirador en Ovaciones, con lápiz y plumas para ilustrar la columna Matarili y muchas otras cosas más…Así fue también Eduardo del Río García, “Ruis”, quien falleció este martes a los 83 años de edad en Tepoztlán, Morelos…La gran mayoría de los caricaturistas de aquel entonces eran autodidactas, tenían el poder de poner a temblar a cualquier funcionario y en ocasiones ni siquiera era necesario utilizar palabras…Esos ya no existen, como tampoco los periodistas comprometidos con la verdad y la objetividad…En la actualidad, sólo triunfan los que mientan madres, acusan sin fundamento, exhiben sin medir consecuencias, se relacionan con el crimen organizado y después se llaman víctimas y los que quedan demandan canonjías especiales y seguridad especial, cuando ¿por qué habrían de ser especiales o diferentes al resto de la población?; a mi nadie me quitará de la cabeza que al que a hierro muere es que a hierro mato…