ALEJANDRA MUNGUÍA CAMBRÁN

La gente está tan concentrada en pelearse por defender a unos candidatos que ni siquiera saben de su existencia,  que nadie hizo grandes olas por la seria escasez de agua potable que se registro desde el pasado 8 del presente mes en la ciudad de México, situación que no se ha regularizado y que todavía está en veremos,  ya que a decir del director general del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, Ramón Aguirre, el suministro se restablecerá el próximo jueves, lo que significa que, por siete días,  más de 900 mil habitantes de siete demarcaciones estuvieron  sin el vital líquido…Claro que muchos me dirán que dónde está la novedad, pues existen delegaciones (a partir del primero de octubre serán ayuntamientos) que históricamente padecen la falta del servicio, como la de Iztapalapa…Precisamente, en esta demarcación, la situación es cada vez más tensa, ya que sus habitantes han llegado al extremo de secuestrar carros tanque para poder surtirse agua ante la escasez que persiste  y que se agudizó en los últimos días…Vecinos de la colonia Desarrollo Urbano Quetzalcóatl, por ejemplo, denunciaron  que sufren desabasto desde septiembre del año pasado y que para pedir una pipa hay que formarse a partir de la cinco de la mañana en el edificio delegacional…Por supuesto, no vayan a creer que con un chasquido de dedos se regularizará, será paulatino y en un 90 por ciento mejorará, por lo que chance y se avienten más de los siete días…De acuerdo con SACMEX, el problema fue consecuencia de la fuga en  el acueducto Tulyehualco, localizado en Periférico Sur y Cafetales, colonia Residencial Coapa, delegación Tlalpan, aunado a la presencia de un sistema de alta presión en los últimos días de mayo y principio de junio, lo que bloqueó la entrada de humedad…Inicialmente, vecinos de las delegaciones Cuauhtémoc y Benito Juárez optaron por la compra de pipas; sin embargo, el pasado domingo fuero informados que ni así les surtirían, así que a rascarse con sus propias uñas…El futuro no es nada alentador, ya que la capital del país importa casi el 40 por ciento de su agua de fuentes remotas, para después desperdiciar más del 40 por ciento del agua que corre a lo largo de sus aproximadamente 12.000 kilómetros de tuberías obsoletas que son la causa de  fugas…A esto hay que sumarle la ordeña…Crear conciencia entre sus habitantes es la opción, pero al mismo tiempo, una tarea titánica…