ALEJANDRA MUNGUÍA CAMBRÁN

A principios de febrero, muchos postes de la ciudad de México amanecieron con carteles de la imagen caricaturizada de Andrés Manuel López Obrador y el nombre de pejeleaks.org.; un portal de información “delicada” sobre el candidato presidencial que es administrado por un grupo de periodistas anónimos y ya desde ahí la idea me brinca, porque cuando uno o varios, se esconden en el anonimato, eso es  venderte un gallo y resultar una gallina…Es muy fácil aventar la piedra y esconder la mano…A partir de esa fecha la página empezó a difundir contenidos en contra del Peje…Como era de suponer, un hombre intolerante a la crítica, que, además no respeta la libertad de expresión aún cuando sus “mujeres” insistan en invitar las palomitas, puso el grito en el cielo y el pasado 13 de abril, el partido de Morena interpuso una queja ante el INE, acusando que en dicho sitio se difunden textos, imágenes y vídeos que contienen propaganda en contra del candidato presidencial…No veo porque tanto brinco estando el piso tan parejo, desde hace más de 18 años ya le han sacado toda la basura y trapitos al sol, lo cual no le ha impedido recorrer el país a lo largo de todo este tiempo y tener la desfachatez de ver a los ojos a la gente y prometer que los va a sacar de la miseria en la que los ha sumido, lo que el ha llamado la mafia del poder, como si de verdad ello fuera posible…Lo que pudo haberse convertido en un parteaguas en México sobre la manera de difundir información se convirtió en más de lo mismo: reportajes de la propiedades ocultas de López Obrador y su familia; su única diferencia radicaba en que el portal era irrastreable, sus fuentes eran anónimas, así como quienes escribían y jamás aclararon sus intenciones, pero sí hizo tal ruido que requirió que Morena se quejara ante las autoridades electorales, significa que lo expuesto ahí hace daño…Ante ello, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ordenó que se investigue el origen del sitio pejeleaks luego de que la Unidad Técnica de lo Contencioso desechó la queja interpuesta por Morena para que se investigara el origen de esa dirección en internet..En otros tiempos, esta clase de embates los hacían directamente los partidos políticos contrarios o los candidatos; sin embargo, y hay que reconocer que lo jugaron bien, los particulares o ¿por qué no? el instituto político que financie pejeleaks no son rastreables ante el instituto electoral; lo cual no representa gastos de campaña…La verdad es que lo que hacen no es nuevo, siempre ha existido esa filtración de información negativa, la única diferencia ahora son las herramientas tecnológicas…Es cierto, López Obrador ha demostrado una y otra vez que para él no existe la libertad de expresión, pero escudarse en el anonimato tampoco es confiable…