ALEJANDRA MUNGUÍA CAMBRÁN

¡Qué poca madre!…Tú que has sido víctima de la violencia ¿porqué no quieres perdonar a tu agresor?; ¿qué mala persona eres y no sólo eso, eres un pésimo cristiano?…De verdad, por más que intento razonar y hasta entender esa propuesta no me parece estúpida, sino lo que le sigue…Con que cara le piden a las víctimas que perdonen a quienes destruyeron parte de su vida en aras de avanzar hacia la paz y reconciliación del país, cuando parte de ésta se alcanzará cuando se imparta y no falle la justicia…Hay situaciones en las que no es fácil, ya que ¿con qué jeta les puedes pedir a dos niños que quedaron huérfanos que perdonen al asesino de sus padres, que nunca olvidarán?; ¿Perdonar a los que  te roban el sustento de tu familia o liquidan al proveedor?; ¿Perdona a quien te violó y te jodió la vida por siempre?..¿Perdón para la escoria que terminó con uno de los miembros de tu familia?; ¿Cómo perdonas a quien molió a golpes a tu hija?; ¿Cómo perdonas a quien te robo tu tranquilidad?;¿Perdón para tener en paz al espíritu?; ¡no mastiquen con el hocico abierto! y sí mejor, a partir del primero de diciembre  comienzan a aplicar la justicia como se debe; a capacitar; someter a controles de confianza y a tratar con respeto  a los cuerpos policíacos, en pocas palabras a restablecer el orden, la justicia y la tranquilidad con trabajo y estrategias que sí funcionen y no sólo sean llamaradas de petate o parte de un discurso para ganar elecciones que se quedaron en papel como ha sucedido desde hace décadas, ¿no estaría más chévere?…Y tampoco me vayan a salir con la chingadera de que es de buenos cristianos, católicos y apostólicos (¿así va el rollo?) perdonar al prójimo, porque para empezar esas mamarrachadas no van conmigo…Lo que me aterra de la próxima administración es que si las anteriores hablaban de mano dura contra el crimen organizado y les metieron el cepillo hasta lo más profundo y junto con ellos a todos los ciudadanos, ¿qué va a suceder ahora que se pretende combatir a los delincuentes con besos y abrazos?; ¿a dónde vamos a llegar con si al perdón pero no al olvido?; neta, ¿eso les parece una estrategia para combatir al crimen organizado que se ha adueñado no sólo de una que otra ciudad, municipio o ranchería, sino de todo el país?…Así es que ¡NI PERDÓN NI OLVIDO!; hagan el trabajo para el que fueron elegidos por 30 millones de mexicanos, porque el resto no creemos ni creeremos en ustedes…