ALEJANDRA MUNGUÍA CAMBRÁN

Primero tendrán que cortarle un brazo y muy probablemente el otro,  antes de que Margarita Zavala decline a favor de Ricardo Anaya (¿acaso ya olvidaron quién fue el responsable de que tomara la determinación de renunciar al PAN?),  tal y como lo sugiere el iluso coordinador de Acción Nacional en la Cámara de Diputados, Marko Cortés, quien casi casi insinuó que llegado el momento, a pocos días de que concluyan las campañas, ella se someterá a los deseos de quienes le dieron una patada…Creo que antes de que eso suceda, es más fácil que Zavala Gómez del Campo le haga el caldo gordo a José Antonio Meade y hasta el propio Andrés Manuel López Obrador o chance esperemos a que el sol deje de brillar en esta magnífica temporada primaveral…Claro, además, hay que fumarse hasta el tapete para pretender algo así y por supuesto, antes de pensar en una declinación estaría más chévere que Margarita Zavala consiga la candidatura a la Presidencia de la República por la vía independiente y logre subsanar el mal sabor de boca que dejó entre sus simpatizantes que están convencidos de que hizo trampa “chiquita” para conseguir el montón de firmas que el INE le solicitaba para alcanzar su inscripción…Claro que Zavala Gómez del Campo no tiene mucho que perder, sólo  su reputación, quedar en ridículo y con el orgullo machacado,  como les pasó a dos que tres, entre ellos, Pedro Ferriz de Con y el mismo Jaime Rodríguez, a quien por cierto ya no quieren de regreso en Nuevo León, pues no podemos perder de vista que en las contiendas electorales lo que está en juego y, que dicho sea de paso es lo único que les importa a los partidos y a sus candidatos, es continuar recibiendo las prerrogativas en base a los resultados…Es decir, en las elecciones los institutos políticos no sólo buscan colocar a su gente en los cargos de elección popular sino también alcanzar el financiamiento público para los años posteriores, pos de algo tienen que vivir…¡Claro qué podría suceder! que Margarita Zavala decline al cuarto para las doce en favor de alguno de los candidatos, pero seguro no será por Anaya Cortés o por lo menos eso quiero creer, espero que por lo menos a ella le quede algo de dignidad porque está visto que no la conocen…Además, erróneamente se cree que cuando un actor político declina en favor del otro, automáticamente el total de puntos de intención de voto se suman al elegido y olvidan que los electores, quienes son los que tienen la última palabra pueden cambiar de opinión…Habrá quienes mueran en la raya por su partido, pero a otros, no les parece y prefieren no asistir a las urnas  o posar sus ojitos en alguien más…Ese es el juego y el precio que se tiene que pagar…