ALEJANDRA MUNGUÍA CAMBRÁN

images (4)Cuando alguien es enviado a prisión es por dos razones: la primera ser castigado por los crímenes cometidos privándole de su libertad y convirtiéndole en un mantenido más del sistema;  y la segunda, evitar que continúe con sus actividades ilícitas que atentan contra la seguridad de las mayorías…En el caso del Chapo Guzmán (cuya fuga tiene indignado a medio mundo y que, sinceramente, no sé   porque tanto brinco si el piso está tan parejo), el hombre jamás dejó de seguir al frente de sus negocios, lo que para fines prácticos da lo mismo da que esté libre o encerrado…Bueno, más o menos porque de hecho quienes deberían de estar buscando un escondite en el fin del mundo son los “chivas” que lo delataron  y que condujeron a los grupos de “inteligencia” a detenerlo… Neta no me gustaría estar en su pellejo…Sí, que el sistema penitenciario apesta, para nadie es desconocido; que las leyes y sus impartidores están a merced de quiénes pueden pagar, tampoco es novedad, entonces, realmente pobre de los pobres que tienen que quedarse refundidos…Quien diga que lo sucedido iba a pasar es un gran mentiroso, pero tampoco  había razón para no suponer que sí en alguna ocasión lo había hecho no había motivo alguno para que no lo volviera intentar y salirse con la suya…Una vez, pasa, pero dos, ya es hazaña…Si existe en este mundo alguien que puede pitorrearse hasta el cansancio de los penales de “máxima” seguridad es precisamente Guzmán Loera…De hecho deberían de darle chamba en lugar de perseguirlo…Antes de que inauguren un penal, envíenlo para que se cerciore de que es a prueba de fugas….

HASTA PARA FUGARSE DE LA CÁRCEL SE NECESITA INGENIO, CLASE…

Y billete, por supuesto…Sin temor a equivocarme no creo que en la historia de este México y del mundo un delincuente pueda igualar jamás a Joaquín Guzmán Lorea; se fuga de las prisiones de “alta seguridad” sin flatulencia alguna; sin matar a nadie y eso debe ser complicado para él,  porque es sanguinario;  sin comenzar un motín, de hecho si no fuera un temido delincuente aplaudiría su hazaña, porque me queda claro que después de lo del domingo, se convierte en leyenda…… Guzmán Loera demostró que para evadirse de las prisiones sólo hacen falta tres cosas: el apoyo de alguna  autoridad, el billete y el ingenio e innecesarias son las muertes de reos y agentes…Es cierto, han habido fugas realmente espectaculares en México, pero nadie había dobleteado…Varios personajes que luego ocuparon un lugar estelar en la historia criminal del país han logrado escapar…Tenemos al célebre Jesús Arriaga, mejor conocido como “Chucho el Roto”, quien en 1880, usando un sombrero y el abrigo de un visitante, cruzó como la fresca mañana la puerta principal del presidio…Hay un personaje que en lo personal si no hubiera nacido, seguramente Walt Disney lo hubiera inventado:  su nombre Roberto Alexander Hernández… Utilizaba varios alias, entre los que destacaron: Roberto Hernández, Vicente González, Robert N. Alexander, Roberto Vicente Alejandres, o bien como Vicente Hernández; pero en los anales periodísticos  pasó a la historia como El Raffles…Mañana les contaré la historia de este personaje…