ALEJANDRA MUNGUÍA CAMBRÁN

Por más que lo analizo y trato de descubrir que es lo que los mexicanos esperaban del jefe del ejecutivo después de los sismos que sacudieron a este adolorido México,  no lo sé, pero haga lo que haga, diga lo que diga, jamás logrará congraciarse con esa parte de la población que solamente espera el más mínimo error para ventanearlo, ofenderlo y lo que es aún peor ridiculizarlo…Muchos me han acusado de ser una incondicional defensora de Enrique Peña Nieto, para lo que al hombre le puede importar eso; la realidad es que a diferencia de millones para mí él es una institución y más allá de eso es el primer mandatario de este país, es un alguien que merece respeto, al igual que su familia…Si fuera un pelele como otros que andan en el escenario político, otra cosa sería…La realidad es que el Presidente no ha parado desde el siete de septiembre supervisando los trabajos que se realizan en las zonas afectadas; viendo la manera en que los apoyos llegarán; en las instalaciones del C5; reconociendo y estimulando el actuar de los elementos del Ejército y la Marina en coordinación con la sociedad civil (espero que cuando comiencen de nueva cuenta los ataques contra los uniformados también recuerden esos rostros llenos de tierra; las manos lastimadas; las lágrimas cuando la esperanza se esfumaba y el cansancio aparecía  después de horas y horas de trabajo, no sé que más decirles tan sólo un ¡gracias por estar! y no vayan a salir con la succionada de que es su trabajo); desplegando y coordinando a los integrantes de su gabinete; visitando hospitales…El error, no cabe la menor duda, es el montón de cámaras que siempre lo rodean, pero esa no es culpa de él, los representantes de los medios de comunicación son peor que la peste porque además no se les puede prohibir el acceso porque de inmediato salen con la mamarrachada de que están coartando su libertad de expresión…La pregunta es entonces ¿qué esperaban del gobierno que encabeza Peña Nieto?; la respuesta es sencilla, que colaborara en las labores de rescate aunque fuera sólo por unas horas, sin buscar sólo salir en la foto…No me queda la menor duda que con ello, hubiera logrado cambiar  la percepción que tiene la gente sobre el primer mandatario…