ALEJANDRA MUNGUÍA CAMBRÁN


                                                                                                                                                                                      Qué manea tan sencilla de lavarse las manos para no tener que asumir el costo político de lo que está sucediendo en la Nueva Jerusalén, allá en Turicato, Michoacán, pues hablar de que es un conflicto entre particulares y una secta es una reverenda barrabasada pues ¿acaso no se han violentado derechos humanos?; ¿no se han cometido ilícitos?; simplemente la demolición de la escuela Vicente Guerrera ¿qué?; una comunidad que prohíbe la educación de los niños ¿no es violar el artículo tercero de la Constitución?, que habla de que todo individuo en este país tiene derecho a recibirla, en donde el estado impartirá educación preescolar, primaria y secundaria, de manera obligatoria…Pero por sí lo anterior fuera insuficiente también refiere que la educación que imparta el Estado tenderá a desarrollar armónicamente todas las facultades del ser humano y fomentará en él, a la vez, el amor a la Patria  y la conciencia de la solidaridad internacional, en la independencia y en la justicia…Y aunque parezca de los tiempos de la Inquisición, en pleno siglo XXI existe esta comunidad, en el occidente del estado michoacano, donde está prohibido estudiar, leer libros, jugar futbol, ver televisión y las mujeres pasan a ser menos que un objeto, pues las obligan a vestir cubiertas de la cabeza;  portar escapulario y rosario; acudir todos los días a misa a las cuatro de la mañana y nadie puede fumar ni beber alcohol.… 

DURANTE 40 AÑOS LA HAN HECHO DE TOS…

Obviamente, habrá quiénes no estén de acuerdo, pues dirán que es decisión de la gente estar en esta secta; y posiblemente así sea, a eso se le llama FANATISMO,  pero lo que no se vale es que prohíban a otros a acudir a la escuela y eso es precisamente lo que hicieron al bloquear vías de acceso al pueblo, y a golpes impedir el paso de niños, padres de familia y maestros a una casa que fue habilitada como escuela, lo que dejó tres lesionados…El impedimento al inicio de clases causó que el gobernador de Michoacán, Fausto Vallejo, en declaraciones a medios locales, advirtiera que la educación será impartida en el lugar y pidió a los pobladores no considerar “tolerancia como debilidad”…Nueva Jerusalén se fundó en 1973, luego de que supuestamente la Virgen del Rosario se le apareció a una anciana llamada Gabina Romero, que transmitió órdenes al párroco del Puruarán, Nabor Cárdenas Mejorada, para que creara una comunidad “protegida por la divinidad”…Quien se autodenominó Papá Nabor, “gobernó” la pequeña comunidad donde impuso un estricto código que impide a los adoradores de la Virgen del Rosario realizar actividades como ver televisión, leer la prensa y jugar futbol, o en el caso de los hombres, dejarse crecer el cabello…Esto causó que fuera excomulgado por la Iglesia católica, que no reconoció su movimiento religioso…Obviamente, se creó el grupo antagónico y alrededor de 300 familias se han declarado laicas y son quienes pretenden que sus hijos reciban educación; sin embargo, el líder religioso de la Nueva Jerusalén,  Martín de Tours las tiene amenazadas con expulsarlas del lugar y así como destruyó la escuela puede hacerlo con sus casas y ¿sigue siendo un simple conflicto entre particulares?…Obviamente, amerita que las autoridades intervengan pero ¿quién está dispuesto a pagar el costo político?…Nos queda claro que Fausto Vallejo, gobernador de la entidad ¡no!; aún cuando el estado de derecho se ha vulnerado…