Gandhi hablaba de la importancia de una buena salud física y espiritual como la clave para alcanzar logros. Solo eso, decía, puede garantizar la  lucidez para los momentos de importantes decisiones.

 

ALEJANDRA MUNGUÍA CAMBRÁN

La muerte del ex secretario de Educación Pública, el senador Alonso Lujambio nos hace pensar en algo que ya se ha abordado en otras ocasiones; la necesidad de que quienes aspiran a un puesto público o a gobernar una nación garanticen que se encuentran en perfecto estado de salud; el tema no es para menos…Por ejemplo, recuerdan cuando el ex presidente Vicente Fox fue operado, hubo quienes argumentaron un vacío de poder durante su recuperación…Cuando Alonso Lujambio, acudió a la Cámara de Senadores todos se cuestionaron, nada más que nadie tuvo el valor de decirlo de frente, ¿será capaz de cumplir con la encomienda?; a estas alturas, nos queda claro que no  y entonces ¿ahora qué?; cuando de hecho abandonó la Secretaría de Educación Pública por cuestiones de salud y sin embargo, regresa bastante deteriorado y pretende cumplir como legislador…Dos autores europeos Pierre Rentchnick (profesor de la Facultad de Medicina de Ginebra y miembro honorario de la Academia de Ciencias de Nueva York), y Pierre Accoce (periodista especializado en temas de medicina), publicaron   “Los enfermos que nos gobernaron”; una investigación sobre la salud mermada de grandes hombres, y las repercusiones que ello trae en desempeño…El estudio es muy extenso, pero muy interesante, sobre todo, porque los autores analizan la salud de una serie de gobernantes desde la época de la II Guerra Mundial y la posterior Guerra Fría, a fin de demostrar las consecuencias de decisiones tomadas en momentos de desequilibrio físico o emocional  que en muchos casos afectaron no sólo el destino de sus países en forma significativa sino también del entorno internacional…Lo que más ocupa a los investigadores no es el caso de las enfermedades “involuntarias”, sino el caso de líderes de vidas descuidadas o que, luego de caer en problemas de salud que comprometían su competencia en el cargo, no supieron o quisieron hacerse a un lado a tiempo o pasar la conducción a manos más aptas, a fin de salvaguardar los más altos intereses de sus pueblos a los cuales servían…

UN ESTUDIO MEGA INTERESANTE…

Los autores, arriba mencionados, sostienen que las afectaciones en la salud repercuten en la calidad de las decisiones de sus portadores… Después de leer las condiciones de salud de personajes como Hitler, Mussolini, Stalin, John F. Kennedy, Churchill, Roosvelt, Einsenhower, Lyndon Johnson, Francisco Franco, Mao-Tsé Tung, Sharon, Arafat y Putin, entre otros unos se cuestiona si, efectivamente, los poderes públicos deberían tener la facultad para relevar del mandato a un dignatario que haya perdido su competencia para gobernar…En América Latina también hay casos como Juan Domínguez Perón, Janio Quadros, en Brasil, Bucarma en Ecuador, Idagoras Fuentes, en Guatemala…En la actualidad, el presidente venezolano, Hugo Chávez;  la presidenta Argentina Cristina Kirchner; Dilma Rousseff, de Brasil; Fernando Lugo de Paraguay y es aquí donde cualquier presidente tiene la obligación de cuidar su integridad física, anímica y de salud para estar a la altura de las obligaciones que tiene en sus manos…”Los enfermos que nos gobernaron” hace reflexionar sobre ¿es lícito que se mantengan en secreto las enfermedades de los grandes políticos que gobiernan las naciones?…Y pone en la mesa la exigencia de que los Jefes de Estado sean sometidos a exámenes de salud integral frecuentes y poder decir: “ no señor Presidente, no está en condiciones de seguir gobernando”…

PRIISTAS ASESINAN PRIISTAS…

Después del asesinato de dos legisladores del PRI (claro que han caído muchos más pero estos son las más recientes), Eduardo Enrique Castro y Jaime Serrano Cedillo, la cúpula priista sentenció que el gobierno del Presidente Felipe Calderón debería responder por ello y ¡oh sorpresa! pues es el priismo el que mata priistas…Por lo menos en el caso de Eduardo Enrique Castro, éste fue asesinado por el también priísta y diputado suplente Manuel Alberto Fernández Félix…Normalmente, se señala al crimen organizado de ser responsable de esas muertes, lo cual no es nada alentador, pero existe una realidad innegable, los grandes crímenes políticos que se han presentado en México han sido ordenados por la propia clase política y,  ejecutados por delincuentes; recordemos por ejemplo a Luis Donaldo Colosio, Juan Jesús Posada Ocampos, Francisco Ruiz Massieu…Los crímenes políticos siempre han existido y nunca son al azar…amunguia@hotmail.com

Síguenos por twitter: @matariliblog y en facebook agréganos: matariliporlirilon