ALEJANDRA MUNGUÍA CAMBRÁN

No sé cómo le hacen sin poner en peligro su integridad física y la de los demás…Yendo de copiloto me resulta imposible escribir en el iPhone un WhatsApp ( nótese por favor mi elevado léxico cibernético), ahora no me imagino al volante, maquillándome, fumando y además utilizando el teléfono…Los conductores se quejan del endurecimiento de las infracciones por hacer todo lo que no se debe cuando se va manejando, pero no es de a barbas o nada más por jorobar al prójimo, es precisamente, por esta clase de gente que no entiende que los cinco sentidos deben ir alertas mientras se conduce, no sólo por la seguridad propia sino de los demás…Porque claro, nada sucede hasta que pasa…Me causa hasta risa escuchar cuando te marcan por teléfono: “te hablo de rapidito porque voy manejando”; ósea cómo…¿No pueden aguardar hasta detenerse para llamarme?; neta no me muero sino escucho la melodiosa voz de quien sea…O hay otra “espérame tantito, viene una policía”; pa´ su madre, pues ¿de qué se trata?,  ¿de andar toreando a los uniformados como sí ellos fueran el problema?…No me puede faltar el típico: “te he llamado 50 veces y no contestas”; eso es seguro, jamás lo haré si voy al volante, de hecho, el teléfono va en el asiento trasero precisamente para no tener la tentación y romper mis propias reglas de seguridad, no las de tránsito…De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud, en México anualmente se registran 24 mil muertes por accidentes de tránsito “y textear” mientras se conduce ha desplazado a los percances por alcohol…Me queda claro, hay más adictos al teléfono que al chupis trupis…A la fecha cuatro de cada 10 accidentes  son por usar el celular al conducir y ¿adivinen qué? , en su gran mayoría los responsables son hombres…Y están mega chidas las reformas y adiciones a los artículos 171 y 172 del Código Penal que castigan a quien cause accidentes por el uso del celular, nada más que siempre he tenido la duda ¿cómo diantres pueden corroborar que la persona que ocasionó el incidente de tránsito iba con el teléfono en la mano?; es la típica palabra de uno contra la del otro…No tengo la menor duda que las mujeres somos multitask y a veces ni nosotras mismas sabemos cómo le hacemos, pero así es…Sin embargo, está comprobado que las distracciones más habituales en el coche son, precisamente, maquillarse, fumar y hablar por teléfono…También estoy convencida que la solución a este problema no consiste en endurecer las sanciones, pues de nada sirve, en primer lugar porque las leyes no se aplican ni siquiera por quienes tienen que hacerlas valer…Ahora, me pregunto ¿de verdad son las autoridades quienes deben hacer algo al respecto?; ¿Son los responsables de nuestra imprudencia o de sentirnos inmortales?; ¿A quién le importa más vivir a ellos o a uno mismo?…¿Necesitamos el chicotito no para respetarlo sino para burlarlo?;…Las multas de tránsito se han endurecido ¿y…?…Es gacho que deba existir una sanción para cumplir con la normatividad, usar el celular, no ponerse el cinturón o no respetar los límites de velocidad, ¿a quién van a perjudicar si no las pasamos por el arco del triunfo?…No es normal, hace falta mucho por hacer, comencemos por ser responsables y respetar la vida.