Para que nadie se sienta y vean que en este espacio todos serán medidos con la misma vara, ninguno de los que aspiran a la Presidencia de la República en el 2012 tienen un Plan A y mucho menos un Plan B para  combatir el narcotráfico en este país que a la fecha lleva más de 50 mil muertos vía ejecución y enfrentamientos entre bandas rivales o agresiones a la autoridad…Entre este número se incluyen efectivos de los cuerpos de seguridad y civiles…Tanto Enrique Peña Nieto como los aspirantes panistas (Josefina Vázquez Mota, Santiago Creel Miranda y Ernesto Cordero), han insistido en que el Ejército  deje las labores de seguridad pública, pero para ello, se debe contar con fuerzas policiales en los tres niveles de gobierno que puedan garantizar la seguridad de la gente…Contrario a lo que se ha dicho, en ninguno de los aspirantes a ocupar la Residencia Oficial de Los Pinos existe la pretensión de negociar con el crimen organizado, de hecho, manifiestan abiertamente su disposición a seguir combatiéndolo, pero ¿de qué otra manera lo pueden hacer?…Todos le han declarado la guerra al narco, pero no proponen algo distinto…Ni el narcotráfico ni la lucha de los gobiernos mexicanos para erradicarlo o contenerlo son nuevos; por el contrario, todos los presidentes de todo el MUNDO han intentado resolver el problema del tráfico de drogas con diferentes medios y con menor o mayor éxito…

EL  PLAN “A” NO FUE EL MEJOR…

Es muy cierto, ninguno había apostado (y como tal está perdió), a hacerlo mediante un ataque frontal, en todo el territorio como hizo el presidente Felipe Calderón… Desde el principio de su administración, le declaró la guerra al “narco” e inició el Operativo Conjunto Michoacán, primera de las acciones en que se manda a más de 5 mil soldados, marinos y policías a librar una “batalla” contra el crimen organizado…A casi seis  años de aquél toque de trompeta, es difícil salir en defensa de esta estrategia…Quien asuma la máxima responsabilidad va a enfrentar una de las peores situaciones del mundo, porque ya no sólo es narcotráfico, ya es NARCOTERRORISMO…Por lo tanto, las justificaciones de la estrategia del Presidente Calderón son cuestionables, porque, además de no haber cumplido los objetivos señalados, ha tenido una serie de consecuencias funestas: daños colaterales; millonarios costos materiales y humanos que no se compensan con sus dizque triunfos… Se trata, de una “guerra fallida” …

¿CÓMO SE LLEGÓ A ESE PUNTO?…

La primera justificación del Gobierno de Calderón para declarar la “guerra contra el narco” fue el hecho de que nuestro país ya no era sólo de tránsito sino que se había convertido en un país consumidor de drogas, en donde el narcomenudeo afectaba a niños y jóvenes de manera creciente y alarmante…La consigna fue: “que la droga no llegue a tus hijos”….Sin embargo, las últimas estadísticas demuestran que el consumo de drogas en México es mínima en términos comparativos tanto mundiales como regionales…Efectivamente, ha habido en los últimos diez años un crecimiento del consumo (en adultos, más que en niños y adolescentes), pero este ha sido pequeño, y a partir de una base insignificante…La segunda justificación del gobierno fue el aumento de la violencia relacionada con el narcotráfico y el sentimiento de inseguridad que ésta causaba en la población…Lo cual también resulta cuestionable si el sustento de la guerra consiste en abatir la inseguridad y la violencia,  los resultados son indefendibles, ya que la que  procede del narco y la provocada por la propia estrategia de guerra no ha hecho más que aumentar… Hay una suma mayor de ejecuciones, miles de desaparecidos  y más temor en la población que nunca…

amunguia_65@hotmail.com

twitter: @matariliblog facebook: matariliporlirilon

Copyright © 2011 MatariliporLirilón, All rights reserved.