ALEJANDRA MUNGUÍA CAMBRÁN

No quiero ni imaginar como hubieran tundido al presidente Peña Nieto en las redes sociales o en cualquier otro medio de comunicación sí  esa carta para el mandatario norteamericano, con una eminente falta de tanates  y totalmente servil la enviara él y no López Obrador…Me queda requete contra claro que las relaciones diplomáticas, en estos tiempos, son mega importantes, pero  en todo el texto que se dio a conocer, lo que siempre se le reprochó al aún jefe de la nación fue precisamente de lo que adoleció, es decir, jamás condena el mentado muro, por el contrario; tampoco rechazó la venta ilegal de armas; las redadas, los niños enjaulados, los dreamers, la violencia fronteriza  y bueno así o más tapete…Como era de esperarse, Donald Trump ni tardo ni perezoso dijo que López Obrador era grande, ¡neta que burla!, pues ahora resulta que a la sumisión se le llama grandeza…Sé perfectamente con lo que saldrán algunos de sus fieles subordinados, que aún no es presidente, pues que deje de actuar como tal, porque se encuentra instalado en su papel de mandamás…En su misiva únicamente plantea el Tratado de Libre Comercio, en el cual podría apostar mi dedo meñique que desconoce totalmente tanto él como su equipo, porque debemos reconocer, aunque les duela, que el trabajo del aún secretario de Economía, Idelfonso Guajardo Villarreal ha sido excepcional… Seguramente lo que más agradó a Donald Trump fue “solucionar” la migración, mediante la creación de un fondo con recursos públicos al que se sumarán otros países centroamericanos (nada más es que él lo mande para que todos apoquinen)  para acabar con la problemática (debe tener una fábrica de dinero o ¿creará otro fideicomiso?) y evitar que los mexicanos se vayan del país…De verdad me preguntó ¿dónde están todos esos críticos de Enrique Peña Nieto?; guardan absoluto silencio ¡qué pena!…¿Qué pasó con eso de “no trumpismo, no madurismo, si juarismo”?…