ALEJANDRA MUNGUÍA CAMBRÁN

Por desgracia y así sucede siempre, lo malo es lo que se recuerda sobre lo bueno; los errores sobre los aciertos;  a menos que el sujeto en cuestión se muera, entonces sí,  todo cambia radicalmente  y es cuando se empieza a ser a toda madre…Lo mismo sucede con los elementos de seguridad de este país y comenzando desde el nombre, ¿cómo considerarlos de seguridad cuando la percepción de la gente es totalmente diferente?; ¿cómo decirles que están equivocados si cuando se requiere su presencia, brillan por su ausencia?; ¿cómo confiar en ellos cuándo sabemos que están liados con el crimen organizado y también con el desorganizado?; si tienen sus motivos, bien por ellos, pero la verdad es que hagan lo que hagan, digan lo que digan, la imagen que la ciudadanía tiene de los uniformados de este país no es la mejor…Recuerdo cuando éramos pequeños y alguien nos molestaba, sin tapujo alguno decíamos llenos de orgullo y admiración que nuestro padre era policía ¡qué onda!; ¿teníamos problemas de identidad? o ¿descubrimos la verdad?…¡No!, lo hacíamos porque de esa manera inspirábamos miedo en nuestro adversario, más no respeto que es algo muy distinto…Eso es lo que ha subsistido a lo largo de los años…No me queda la menor duda que existen magníficos policías, que tienen una carrera intachable, de hecho, tengo varios amigos comandantes o comandantes amigos que duermen tranquilos todas las noches; sin embargo, no están exentos de agresiones por parte de la ciudadanía, quienes agarran parejo…El problema es que también existen muchas lacras y por unos se cataloga al resto…Durante el foro Sumemos Causas por la Seguridad: Ciudadanos + Policías, nada nuevo se dijo, sabemos que la inseguridad es una epidemia y que la violencia que existe ya no es temporal, ni regional, por el contrario, es endémica y de alcance nacional… María Elena Morera, presidenta de Causa en Común, reprochó a los responsables políticos de este desastre en el que solamente ponen pretextos, tanto a nivel federal, estatal como local, pero ¿qué con la parte que a los ciudadanos nos corresponde?… ¿Qué pasa con aquellas familias que no dan valores a sus hijos; qué los abandonan al cuidado de terceros?… ¿Saben dónde están sus chavos y en compañía de quiénes?…Tengo un sobrino adolescente y escucho verdaderas historias de terror, en dónde, aunque parezca irreal,  las protagonistas son las niñas, totalmente antagónicas a las buenas costumbres…Hoy en día las madres están tan ocupadas en sus causas comunes; en sus carreras profesionales ya sea porque no les queda de otra al tener a su lado un hombre incapaz de hacerse cargo de una familia como antaño o simplemente porque no están dispuestas a renunciar a su “vida” a pesar de tener hijos que ahí los dejan a la buena de Dios…Y ¿luego nos quejamos?, porque hasta donde sé y entiendo, todos esos delincuentes que andan por las calles tienen una madre, aunque no lo parezca, y pertenecen a una familia, entonces ¿por qué diablos no asumimos la parte qué nos corresponde?…Es más fácil culpar a terceros que reconocer que somos parte del problema y la solución…En este mismo evento, el presidente Enrique Peña Nieto reprochó que las instituciones de seguridad sean blanco de críticas y bullying debido a que eso sólo desmorona y descalifica a los integrantes de las corporaciones policíacas y tiene toda la razón…En su discurso, el Ejecutivo defendió a los cuerpos policíacos y lamentó que “a veces se escuchan más las voces que vienen de la propia sociedad civil, que condenan, que critican y que hacen bullying sobre el trabajo que hacen las instituciones”…Consideró que las corporaciones policíacas y las fuerzas armadas son orilladas a considerar que la “inacción es la mejor forma de actuar”…Y para que vean que no estoy tan perdida, el ejecutivo federal sostuvo que la lucha anticrimen es tarea de todos, donde se debe exigir,  pero también llevar a cabo acciones…Si demandamos, demos…