Como se había anunciado, en el primer minuto de hoy, se dio la tercera llamada y termina la cuarentena impuesta por el Instituto Federal Electoral a los “adversarios, rivales, contrincantes, enemigo”,  por la Presidencia de la República; a partir de ya podrán seguir dándose hasta con la maceta,  poniendo en práctica todas las artimañas de las que son capaces para desprestigiarse entre sí y en esa guerra no importa sí son del mismo partido o no…Difícilmente escuchamos buenas propuestas, soluciones a los múltiples problemas pero ¿qué tal las calumnias, el desprestigio, el sacarse los trapitos sucios al sol y nada más es que comience uno para que entonces se convierta en una verdadera mesa de ping-pong…Manuel López Obrador sabe bien a bien de que estamos hablando, pues creemos que fue él quien acuñó el término, pero no por iniciar esta llamada guerra sucia, sino porque se convirtió en el blanco de toda una serie de ataques que, precisamente, cumplieron su cometido, desprestigiarlo de tal manera que todos los puntos que llevaba por encima de Felipe Calderón Hinojosa en menos de cinco meses se pulverizaron… Obviamente, ya comenzaron desde hace mucho tiempo atrás estas campañas negras y quien más las ha sufrido hasta el día de hoy es el candidato tricolor, Enrique Peña Nieto, quien a pesar de ser en la actualidad el objeto favorito de todo tipo de señalamientos que van desde desconocer de cuánto es el salario mínimo; el no mencionar tres libros que hayan marcado su vida; sus infidelidades, su incapacidad por hilar dos palabras aún con la ayuda del telepronter, arrancó a la cabeza de las encuestas que dan casi por seguro que el PRI recuperará el poder…Pero aún faltan tres meses para las elecciones y pueden pasar muchas cosas…

 LAS CHAQUETAS MENTALES DE GOBERNACIÓN…

De verdad, si el secretario de Gobernación, Alejandro Poiré gusta de las chaquetas mentales allá él, pero que no venga  a tratar de engatusar a los mexicanos y mucho menos a tratar de venderles una realidad que a todas luces no es cierta…Decir que el México de hoy es mejor que el de hace 10 años y mucho mejor que el de hace 80 años; es una afirmación que podemos echarle abajo con muchísimos argumentos…Empecemos por el ámbito económico: el Estado mexicano es tan débil fiscalmente hablando que durante estos últimos seis años ha estado en bancarrota, debido a su mínima capacidad recaudatoria y se ha mantenido a flote gracias al petróleo y las remesas de los migrantes…Lo anterior ha reflejado en su incapacidad para cumplir con sus obligaciones y la mala calidad de los servicios públicos…Esta falta de poder infraestructural se ve en dos puntos que demuestran de forma clara la relación entre la debilidad de nuestro Estado y la violencia actual: en primer lugar, en la forma de falta de vías de comunicación y de servicios sociales en varias regiones específicas del país….La población ha crecido mucho más de lo que lo ha hecho la capacidad federal,  estatal y municipal para dotarlas de los servicios sociales básicos, infraestructura urbana, empleo, etc….

Y HAY MÁS…

La debilidad del  Estado, institucionalmente hablando es su  incapacidad por imponer la ley comenzando desde sus propios funcionarios…México es uno de los países más débiles del mundo, en lo referente a: estado de derecho, control de la corrupción y estabilidad política…Y podríamos seguir tocando muchos otros rubros, el social, económico y etc., etc.; sin embargo, suponemos que todo lo anterior es suficiente para que el secretario de Gobernación, Alejandro Poiré se dé cuenta que solamente él cree en esa afirmación…Ahora bien, por si no fuera suficiente, afirma que México es actualmente un país democrático, donde tener ideas diversas es garantía de todos los mexicanos y entonces ¿las muertes de activistas?; ¿las desapariciones forzadas?…¡no cuentan!…Todo lo expuesto es a grande groso porque si nos ponemos a desmenuzarlo, jamás acabaríamos…