ALEJANDRA MUNGUÍA CAMBRÁN

¡Qué onda! verdura verde que esa fotografía en la que a aparece el ex secretario de gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, ahora nuevo coordinador de la bancada priísta en el Senado, con el grupo que lo acompañará los próximos seis años; está no para llorar sino para que todos los tricolores piensen muy seriamente en un suicidio masivo…Ahora sí que quienes integrarán al bancada del PRI en la Cámara de Senadores se cuentan con los dedos de la manos, jamás en los 89 años de su historia habían tenido un representativo tan paupérrimo como el que poseerá en la próxima legislatura…Tendrá tan sólo 13 senadores y me queda claro que representan la debacle del tricolor y la reiteración de que la marca PRI está muy deteriorada y peor aún goza de un rechazo generalizado…Es uno de los partidos de mayor historia y no muy buena que digamos pero así es…Nació como Partido Nacional Revolucionario (PNR); en 1938 se convirtió en Partido de la Revolución Mexicana; finalmente en 1946 se llamó PRI…Al tricolor están afiliados, de acuerdo con la última verificación de padrones partidistas a cargo del INE 6.3 millones de mexicanos…El Revolucionario Institucional creó un sistema político de partido hegemónico, esencialmente antidemocrático, unipersonal y vertical; inventó un esquema de pluralismo controlado y corporativo mediante el cual distribuía puestos entre sus “sectores”; e institucionalizó un modelo de administración pública que entendía a la corrupción como un necesario y funcional modus operandi organizacional y bueno, llegó el momento de pagar todos esos abusos…Durante décadas, ese  sistema funcionó casi a la perfección…Cada presidente de México, durante su mandato era un monarca en torno al cual se organizaba y distribuía el poder político y económico del país, pero sólo durante seis años y con la condición irrevocable de retirarse de la vida pública al concluir su mandato, pudiendo, desde luego, designar a su sucesor mediante otra institución priista: el dedazo…Es cierto, no es la primera vez que el Revolucionario Institucional enfrenta caídas, pero, definitivamente, no como esta…En 1997 pierde la mayoría legislativa e inicia un sistema de pesos y contrapesos, de pluralismo político y ulteriormente de alternancias en la Presidencia de la República…Después de dos administraciones panistas, el PRI regresó al poder, pero sin aprender de sus errores, sin entender que el país cambió…