ALEJANDRA MUNGUÍA CAMBRÁN

Jamás me ha quedado claro porque hay quienes buscan por todos los medios posibles alcanzar puestos de elección popular y no me refiero tanto al poder legislativo, que después de todo es la antesala para ir más allá, sino al ejecutivo en todos sus niveles…La Presidencia de la República, gubernaturas, presidencias municipales y hasta las mismas delegaciones en el Distrito Federal, cuando son conocedores que difícilmente podrán salir bien librados de sus gestiones…Por mucha buena voluntad que tengan (que tampoco creo sea mucha), los problemas que arrastran son ancestrales y si a eso le sumamos la corrupción que existe, la cosa se pone peliaguda…Saben perfectamente que encontrarán arcas vacías, cientos de problemas sin resolver y que seguramente no solucionarán, tratarán de llevarse las cosas de a pechito, nada más como para taparle el ojo al macho…Pero a pesar de ello se enfrascan en campañas verdaderamente campales para obtener el sitio y son capaces de destrozar a sus oponentes con tal de ser ellos los favorecidos con el voto ciudadano…Me queda claro que tiene su encanto y que debe serles bastante redituable, pero más allá de eso, el poder es adictivo y es difícil abstenerse de él cuando se ha conocido…Algo similar sucede en la UNAM, la Máxima Casa de Estudios en el país…Había 16 aspirantes para ocupar el cargo de rector y después de una depuración quedaron 10…La situación de la Universidad Autónoma de México dista mucho de ser la idónea y al igual que en el país tiene problemas añejos que ningún rector ha sido capaz de solucionar…La inseguridad que se vive en sus instalaciones es alarmante y no sólo eso, es un mercado de enervantes enorme…El auditorio conocido como Che Guevara tiene años ocupado y muchos otros de sus espacios han sido privatizados por grupos políticos y por delincuentes…El rector de la Universidad tendrá que sortear mil problemas…Seguramente, los 10 aspirantes conocen a la perfección el terreno que están pisando y hablarán de todas las broncas que enfrentan, pero como en todo los casos dirán el que pero nunca el cómo…