No podría haber sido de otra manera…México tiene tantas heridas que no han sanado que cualquier pequeño movimiento las reabre de nuevo…Es precisamente lo que sucedió con el caso de Posadas Ocampo y la muerte de uno de sus principales protagonistas, Jorge Carpizo…La tesis de la muerte del prelado, dicen,  fue consecuencia del destino porque se encontró en el lugar equivocado en el momento erróneo; sin embargo, ni un niño de cinco años se la traga, más aún cuando más aún cuando se sabe que los primeros disparos que se le hicieron fueron a las rodillas para impedir que huyera…Un fuego cruzado entre las bandas de los Arellano Félix y la del Chapo Guzmán por el control del mercado de las drogas es más que inverosímil, sobre todo, después de que trascendió que el Cardenal llevaba en su poder un portafolios que ni siquiera el Santísimo sabe dónde quedó… Posadas Ocampo fue asesinado minutos antes de las cuatro de la tarde del día 24 de mayo de 1993 en el estacionamiento del aeropuerto internacional de la Ciudad de Guadalajara…Este acontecimiento puso en alerta al Gobierno federal que inmediatamente ordenó iniciar las investigaciones que hasta la fecha no han terminado y que lo que ha salido a la luz pública no deja satisfechos a nadie…Todavía recordamos con gran exactitud las palabras del entonces presidente de México, Carlos Salinas de Gortari, quien aseguró: ”las autoridades competentes actuarán con la firmeza que estos hechos exigen, este acto merece el rechazo unánime de la nación, el pueblo como uno solo hará a un lado la violencia”…

CARPIZO FUE VÍCTIMA DE SUS PROPIAS MENTIRAS…

De acuerdo con las constancias y dictámenes periciales que obran en la indagatoria de la Procuraduría General de la República (PGR), ha quedado acreditado que el Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo murió por impactos de rifle AR-15 y que las heridas fueron hechas a corta distancia…Antes de ser victimado había abierto la puerta de su automóvil y había intentado descender del mismo, que fue el momento en el que  recibió los impactos de bala en las rodillas;  de hecho el vehículo presentó diversos impactos exteriores pero a quemarropa…Cuando Carpizo se enfrentó a la prensa, fueron más que obvias sus mentiras, más aún cuando la Procuraduría General de la República concluyó que gatilleros del cártel de los Arellano Félix habrían confundido el automóvil del cardenal con aquel en el que viajaría Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera…Algunos cardenales como Juan Sandoval Iñiguez y Luis Reynoso Cervantes pusieron en duda el resultado de la PGR…El ex procurador Pablo Chapa Bezanilla, señaló que “el móvil de la confusión se sustentaba con 158 declaraciones ministeriales, 80 ampliaciones de declaración y 24 entrevistas”….Aún así, los purpurados no estaban convencidos con la conclusión y solicitaron a la PGR reabrir el caso…El 27 de julio del 2000, el obispo de Chihuahua, José Fernández Ortega, denunció que:“los elementos que han sido presentados como pruebas conducen a demostrar en forma jurídica fehaciente la existencia de un complot para asesinar a Juan Jesús Posadas Ocampo…Aquí lo padre estaría saber el porqué; para gente tan mal pensada como uno, es porque tenía nexos con los Arellano Félix, posiblemente lanzaba la bendición sobre los millones de pesos producto del narcotráfico para que dejarán de ser sucios y pecaminosos…

INVESTIGACIÓN PLAGADA DE IRREGULARIDADES…

Es obvio que no hubo confusión. Y que esa investigación estuvo plagada de mentiras y errores…Jamás se aclaró porque se permitió que los Arellano Félix despegaran, después del homicidio del cardenal, en un avión comercial de Guadalajara a Tijuana, sin que nadie los molestara y que pudieran aterrizar y bajar cómodamente para huir sin ningún problema del aeropuerto…Posiblemente, con la muerte de Jorge Carpizo, ahora sí, ¡por fin! se logre conocer la verdad sobre el asesinato del  Cardenal Posadas a casi 19 años…amunguia_65@hotmail.com

Síguenos por twitter: @matariliblog y en facebook agréganos: matariliporlirilon