ALEJANDRA MUNGUÍA CAMBRÁN

El diario El País está más que equivocado al afirmar que sólo los integrantes (sí es que aún hay) del Ejército Zapatista de Liberación Nacional repudian el triunfo de López Obrador, como virtual presidente de México…Es cierto, el morenista obtuvo más de 30 millones de votos, nadie lo niega, o por lo menos queremos creer que así fue,  pero hablamos de un padrón de casi 100 millones de electores…También es verdad, qué como siempre hay muchos a los que no se les hinchó el tanate acudir a las urnas, por lo que sus opiniones al respecto valen sorbete…Días después del aparente triunfo de López Obrador, el EZLN envío un comunicado firmado por los subcomandantes Galeano (antes Marcos) y Moisés,  en el que comparan el triunfo del dueño de Morena con un partido de fútbol (seguro porque aún estábamos disfrutando del Mundial): “el dueño del balón no pierde, no importa qué equipo gane. La gran final tan esperada y temida concluyó y el equipo vencedor recibe, con falsa modestia, los clamores de los espectadores. ¿Cuántas veces ha escuchado usted eso? Muchas, ¿vale la pena contarlas? Las derrotas reiteradas”…Claro está que para este divorcio existen antecedentes, pues debemos recordar que cuando el tabasqueño pretendía ser gobernador de su natal Tabasco andaba de uña y mugre con el subcomandante Marcos (ahora Galeano)…El distanciamiento comenzó en la campaña de 2006; se mantuvo en el 2012 y por ende no terminó en este 2018…A lo largo de todo este tiempo el EZLN ha acusado a López Obrador de ser “enemigo de los indígenas”; “representante de la falsa izquierda” o de estar rodeado de colaboradores que fueron responsables de matanzas como la de Acteal…Y ¿cómo decir que están equivocados?…Las cosas llegaron a calentarse tanto que López Obrador los acusó de tratar de dividir el voto de la izquierda al presentar una candidata indígena…”El EZLN en 2006 era el huevo de la serpiente que llamaba a no votar y ahora postulan a una candidata independiente”, les reprochó…Para el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, el tabasqueño no es un aliado porque, desde su óptica, representa una continuidad del sistema capitalista y no una ruptura con éste…Y no sólo ellos lo creen, hay un amplio sector de la población que opina lo mismo y, en cuanto termine la luna de miel con sus seguidores habrá más personas que piensen igual…