ALEJANDRA MUNGUÍA CAMBRÁN

Bienvenido el 2018, un año, definitivamente, muy importante y de definiciones para el país…De verdad, se los juro, el único de mis propósitos de inicio de año era hacer oídos sordos a las absurdas ocurrencias de López Obrador, pero de verdad, va más allá de toda mi paciencia…Escucharlo cubrir con un velo de misterio a su virtual secretario de Seguridad Pública (porque nuevamente se llamará así la dependencia) y luego escucharlo anunciar el nombramiento como si se tratara del non plus ultra en materia de seguridad casi me provoca chorrillo…¿Quién es Alfonso Durazo?; su mayor experiencia dentro del servicio público, es haber sido secretario particular primero de Luis Donaldo Colosio en el PRI y luego de Vicente Fox…¿Acaso de eso se trata?; ¿de explotar el nombre y añoranza que aún se mantiene por Colosio Murrieta?, porque Durazo no tiene ni la menor idea de lo que se requiere en materia de seguridad en este país y como que dado los índices que existen pues como que el horno no está para bollos…Otro de los temas que deje en el tintero antes de tratar de desconectarme, lo cual jamás logro y que resulta muy desconcertante es ver a la ex-ministra Olga Sánchez Cordero, junto a López Obrador, aún más cuando en reiteradas ocasiones el dueño de Morena la ha acusado (a ella y a muchos otros) de “maiceada” o juez de consigna…Obvio, me refiero a la liberación de la francesa Florence Cassez, de la que Sánchez Cordero fue pieza clave, al igual que la negativa a un amparo al Sindicato Mexicano de Electricistas…Al respecto, Andrés Manuel López Obrador sentenció: “los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, no actúan con justicia porque están bien “maiceados”. Yo no tengo confianza en los ministros de la Corte porque no actúan con justicia, se vio por ejemplo el caso de la señora Florence Cassez, de cómo, por consigna, la dejaron libre”…Entonces, ahora no entiendo como seguramente muchos otros, como es posible que uno teniendo tan mala opinión de la otra pudiera, en determinado momento que no llegará, considerarla para la Secretaría de Gobernación y una mujer de leyes juntarse con alguien que una y otra vez ha manifestado su desprecio hacia las instituciones…Como era de suponer, la despotricadera del Peje no terminó ahí: “los ministros de la Corte se encuentran al servicio de Peña Nieto; de la mafia del poder”…Podría seguir con las descalificaciones e insultos de AMLO hacia los integrantes de la Corte, entre los que obviamente se encontraba Olga Sánchez Cordero, hoy como una posibilidad a formar parte del gabinete de alguien que la insultó hasta el cansancio…Y es cuándo uno se pregunta ¿dónde quedó la dignidad?; porque tampoco creo que la abogada lo haga por dinero…Todo lo anterior es tan sólo una hipótesis…Estaría sumamente preocupada sino estuviera tan segura de que Andrés Manuel López Obrador tendrá que irse después del primero de julio del próximo año a la Chingada (me refiero a su rancho); y se convertirá en el primer mexicano que en tres ocasiones fue derrotado en las urnas; sin embargo, ni así podremos deshacernos de él…Y mientras más pasa el tiempo, más fuerte es mi convicción de que lo  mejor que puede pasarnos a todos los que efectivamente amamos a este país es que este hombre haga sus maletas y se retire…Pero, por otro lado,  si yo fuera la ex ministra sería más selectiva con las personas que me rodean, porque aún cuando Florence Cassez obtuvo su libertad en mucho por ella, ya que sostuvo que su caso estaba viciado desde un inicio, queda claro que salió de prisión por ello, no por ser inocente…Claro no todo es cuestionable en el ejercicio de Olga María del Carmen Sánchez Cordero de García Villegas (ya me cansé), quien ha dedicado mucho tiempo a temas delicados y polémicos como el aborto, la homosexualidad y la defensa de los derechos fundamentales de los menores…Lástima, de verdad…