Foto: cortesía de Alberto Bautista

ALEJANDRA MUNGUÍA CAMBRÁN

He tenido la oportunidad de disfrutar varios conciertos de la Orquesta Sinfónica del Estado de México dirigida por Enrique Bátiz Campbell y de igual manera asistí a sus conciertos de piano…Ni ahí, en el escenario, ante un público que disfrutaba de su talento y el de sus músicos disimulaba su mal carácter, me parecía el tipo más pedero y pagado de sí mismo; su genialidad no podía ser excusa, pero de que es brillante, no cabe duda…Del conocimiento público era la prepotencia con que Bátiz Campbell trataba a quienes integraban  la OSEM,  lo que le significó no sólo su salida sino también señalamientos ante  la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México, que como es normal de ahí no pasaron…Ahora, después de su salida por cuestiones de salud (siempre dicen lo mismo), protagoniza un nuevo escándalo, ya que, al parecer,  no sólo utilizó la batuta para dirigir a la orquesta durante los conciertos sino presuntamente también para abusar sexualmente de la violinista suiza Silvia Crastan, quien además afirma que el músico lleva más de 40 años acosando y ultrajando a  mujeres y colegas de trabajo…  “Es tiempo de que sea denunciado. Me violó en 1996 en un cuarto de hotel en Zürich y mis acusaciones llegaron a oídos sordos… incluso envié una carta a la Orquesta Sinfónica del Estado de México y no hubo respuesta”, afirmó…Lo que está sumamente raro es que esta acusación ha sido solamente verbal, aunque no por ello no ha causado el daño mediático que se esperaba, tanto que ha tenido que guardar la batuta, aunque muchos dolores de cabeza se hubiera ahorrado sí esa decisión la hubiera adoptado antes…Lo que es una realidad es que Enrique Bátiz dejó la OSEM que dirigió durante cuatro décadas y más que el síndrome de Parkinson que padece, fueron las denuncias de maltrato, insultos y amenazas lo que provocaron la salida, ahora habrá que sumarle los escándalos sexuales…Su lugar fue tomado por otro magnífico director Rodrigo Macías González, a quien, de igual manera, he podido disfrutar en varias ocasiones…