ALEJANDRA MUNGUÍA CAMBRÁN

Es muy cierto, no es la primera vez que le meten una arrastrada de su tamaño al PRI y se ha recuperado, pero de estas dimensiones ¡nunca!; difícilmente se levantará, está en la lona, herido de muerte…En el 2000, perdió por primera vez la Presidencia de la República, pero aún conservó varios estados y municipios, además de la  mayoría en el  Congreso…En esta ocasión el país está pintado de color vino;  el rechazo al tricolor fue contundente; los excesos, abusos, corrupción, resultados poco visibles, opacidad en el manejo de los recursos; tapaderas, en conclusión un sinfín de cosas lo llevaron a ser no sólo repudiado por la población, sino más allá de eso…Pero, regresemos al 2000, cuando surgió la alternancia…Fue Vicente Fox, quien derrotó con el 42.52 por ciento de los votos al candidato del Partido Revolucionario Institucional, Francisco Labastida Ochoa, quien obtuvo 36.11 por ciento…La segunda estrepitosa caída electoral del partido fundado por Plutarco Elías Calles fue en el 2006, llegando hasta el tercer lugar en la contienda presidencial que también lo colocó en la tercera posición en el Congreso Federal…En aquel entonces se calificó como una severa crisis de identidad ideológica, doctrinaria, política y operativa…El voto favoreció al panista Felipe Calderón…El primero de julio de este 2010 quedará como el día en que la poderosa maquinaria política fue derrotada por tercera ocasión en las urnas y la corriente crítica pretende culpar a José Antonio Meade y Aurelio Nuño, así como al ex presidente nacional del instituto político Enrique Rocha Reza y al actual René Juárez Cisneros  de la derrota….Cuestionan el hecho de que  los tecnócratas hayan elegido a un candidato ciudadano, que olvidan, fue avalado por las bases; sin embargo, ¡cómo les decimos! que ni resucitando a Luis Donaldo Colosio Murrieta, habrían logrado la permanencia del tricolor en Los Pinos…El descontento de la gente con el Revolucionario Institucional se cobró la factura por tantos y tantos años de saqueo…Con un padrón electoral de 89.1 de votantes, López Obrador logró 24 millones 127 mil 451 sufragios; Ricardo Anaya 10 millones 249 mil 705 y José Antonio Meade 7 millones 472 mil 431…Hablamos de más del 50 por ciento de abstenciones que si hubieran cumplido con su derecho y obligación posiblemente habrían marcado una diferencia…Lo que sí está del nabo es que ni sumando los votos de Anaya Cortés, de Meade Kuribreña y los Jaime Rodríguez Calderón, habrían logrado quitarle el triunfo a López Obrador…El país ahora es color vino…