ALEJANDRA MUNGUÍA CAMBRÁN

Cada vez que voy al supermercado, a cargar gasolina, a la farmacia, al pagar el predial, el agua, la luz, la tenencia o a cualquier lugar donde vendan o cobren algo irremediablemente al momento de liquidar la cuenta siento que me dicen: “ARRIBA LAS MANOS ESTO ES UN ASALTO”…Y ni siquiera hablar de cuando llega el momento de rendir cuentas al fisco…Es muy curioso, en el momento en que a alguien se le ocurre pegar de gritos por el alza mensual a las gasolinas siempre salen con la disculpa de que ésta sigue siendo más barata en comparación, por ejemplo, con Estados Unidos, y a mí al igual que a miles de automovilistas ¡que fregados nos importa!…No toman en cuenta que este encarecimiento incide en el poder de compra de los trabajadores que cada vez destinan mayores recursos en el pago de combustibles…Pero no es solamente el encarecimiento de los combustibles; jamás han aceptado que éste repercute invariablemente en un alza a los precios de otros bienes y servicios…Sin embargo, la realidad es que a pesar de que el Gobierno presume una política de subsidios a las gasolinas, los precios comparables de estos combustibles, con los Estados Unido (país al que les encanta poner de ejemplo), son más caros en México que en Texas, por ejemplo…La tendencia de los precios internacionales de los combustibles es a la baja, pero ahí sí no abren la boca, mientras en México se mantiene una política de subsidio ineficiente que solamente beneficia al Gobierno, que utiliza esa política sólo con fines recaudatorios…

LES DIERON EL PRETEXTO IDÓNEO…

Para continuar con la sensación de asalto, a los comerciantes les dieron el pretexto perfecto para reetiquetar diversos productos de consumo básico: el alza de impuestos a refrescos y alimentos “chatarra”…Lo mejor del asunto, es que con todo y su política para combatir la obesidad, a la gente le interesa un comino y a pesar de que ahora tienen que pagar más, los siguen adquiriendo, lo que demuestra lo que en un principio les dije, los buenos hábitos alimenticios, son cuestión de educación…Es hasta entendible que muchas personas decidan engañar a la tripa con los llamados productos chatarra, cuando otros alimentos como la carne, huevo, pollo, leche, tortilla, pan blanco y otros productos que quedaron exentos del Impuesto Especial sobre Productos y Servicios el IEPS, están por las nubes….Quiénes tenemos que llevar la chuleta al hogar, somos los que nos damos cuenta de esta realidad que se hizo visible a partir del primero de enero, fecha en la que se desató una avalancha de aumentos derivada del incremento del 8 por ciento a los alimentos con alto contenidos calórico y esto ha venido desencadenando una serie de reetiquetaciones en diferentes productos, de tal manera que hay ya analistas económicos que pronostican que al inflación de enero va a ser la más alta de un mes en once años…