ALEJANDRA MUNGUÍA CAMBRÁN

Un debate político entre los tres principales aspirantes a la presidencia de la República a menos 20 días de que concluya el período de intercampañas afectará el resultado de las preferencias, ya que cualquier error o golpe de demagogia en contra del oponente, puede alterar la percepción que el público tiene de los contendientes para bien o para mal…Eso lo saben perfectamente quienes se encuentran en este proceso “democrático” y de ahí que el candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador rechace participar en debates con otros aspirantes en esta etapa de intercampañas…El Tribunal Electoral abrió la posibilidad de encuentros entre los candidatos presidenciales antes del 30 de marzo…El primero que convocó a ello fue el candidato de la alianza PRI-PVEM-PANAL, José Antonio Meade y le siguió Ricardo Anaya del PAN-PRD-MC, quien no se quedó con las ganas y reto al tabasqueño: “vamos a ver si tiene ideas, el valor y los pantalones”…La respuesta de López Obrador no se hizo esperar y sentenció que sólo estará en los tres debates que organiza el INE a los largo del período de campañas…Sentenció que  Meade Kuribreña y Anaya Cortés  quieren aprovechar la exposición en los medios para atacarlo y tratar de remontar sus desventajas en las encuestas…Lo cual, vale la pena tomar en cuenta, ya que si tan seguro está de su enorme ventaja en las mismas y de sus brillantes ideas de gobierno ¿qué más da?…Como era de esperarse y haciendo honor a su ya conocido desdén hacia las instituciones, acusó al Tribunal Electoral de estar al servicio del PRI y de José Antonio Meade…Aunque muy aburridos y en las más de las veces sólo utilizados para sacarse sus trapitos al sol, la verdad es que son pocas las cosas que arrojan más claridad que un debate político…¿Por qué?, porque es una excelente oportunidad para comparar la oferta política entre contrincantes, pero sobre todo es un ejercicio democrático, en el cual el ciudadano estará mejor informado a la hora de emitir su voto…Los políticos de la vieja escuela aún practican los aburridos monólogos que en la actualidad poco interesan a los votantes más jóvenes…Acceder al debate demuestra seguridad en su plan de gobierno, liderazgo, transparencia y confianza en sus estrategias; negarse indica exactamente lo contrario…En estos tiempos, los votantes buscamos ideas defendidas con base y fundamento, pero sobre todo, que enfrenten a sus contrincantes de una forma civilizada…Soy una convencida de que no existe razón alguna que justifique el negarse a participar en un debate público en la arena que sea, a menos que se desconfíe de sus capacidades…