Quiero dedicar esta columna no sólo al padre, sino también al enorme columnista policíaco que fue Mario Munguía Delgadillo, a un año de su muerte…Fue el creador de la columna Matarili y en el medio así se le conoció…Se dice fácil, pero más de medio siglo en el periodismo en definitiva deja huella y escuela; así como buenos y malos recuerdos…Su irreverente manera de escribir no pasó desapercibida…Utilizó el pseudónimo de Lirilón cuando eso estaba de moda…Pero ¿por qué el nombre de Matarili por Lirilón?; por dos razones; porque le daría “matarili” a quienes se pasaban de lanzas con la gente y tenía relación con la palabra muerte, y por ende con la nota roja…Inició su carrera periodística cubriendo box y luchas, hasta que llegó a lo que él llamaba el periódico de sus amores y cuyo logotipo llevaba tatuado: OVACIONES, diario que en el ocaso de su vida y después de 40 y tantos años, prescindiera de sus servicios sin explicación alguna…Fue don Fernando González Díaz Lombardo, fundador de las dos ediciones de Ovaciones (a lo largo de su existencia, el periódico pasó por varios propietarios. Éste se vendía y en el paquete estaba incluido el columnista policíaco porque de otra manera no les interesaba adquirirlo), el visionario que le dio la oportunidad de comenzar con la columna…Inicialmente sería escrita por diferentes periodistas de dicha casa editorial, pero el estilo de Mario Munguía los enganchó y se quedó con la titularidad de la columna…

DE REPORTERO A COLUMNISTA POLICÍACO…

Como lo mencionamos arriba, Mario Munguía comenzó su carrera periodística cubriendo box y lucha con José Luis Valero…Por años, los dos trabajaron para el Coronel Castañeda, hicieron una serie de revistas deportivas…Más tarde, se va al Periódico ABC, propiedad de Federico Barrera Fuentes y ahí inicia el trabajo policíaco… A Ovaciones llegó como reportero suplente, pero en 1969 empezó a hacer la columna alternadamente con otros reporteros de Ovaciones…Un día, le piden que haga la columna  aprovechando las notas que se iban a quedar fuera porque no había más espacio…Firmó como Matarili por Lirilón y a todos los datos policíacos que tenía les daba un singular toque, un lenguaje de barrio, el habla urbana (así le decía), un juego de palabras que durante décadas trató de ser imitado por muchos otros tecleadores, como él les llamaba…A la vista de todos resultó un exitazo periodístico desde un principio…

MÁS QUE PERIODISTA…UNA LEYENDA…

Su carrera fue meteórica; su éxito indudable hasta convertirlo en una leyenda del periodismo policíaco durante más de cuatro décadas; no existía persona, funcionario, político, policía y hasta Presidentes que no temieran a sus sarcásticos, punzantes y agudos comentarios…Era tal la fuerza que tenía que cuando no escribía los teléfonos de Ovaciones no dejaban de sonar demandando la columna Matarili…Hubo de todo, grandes amigos y enormes enemigos; gente agradecida y otra que se pasó de lanza; sin embargo, toda leyenda llega a su fin y el 23 de abril del año pasado su estrella se apagó…Muchas versiones se tejieron en torno a su muerte, unas dignas de Stephen King; pero la verdad es que hasta en eso se salió con la suya, decidió con quién, dónde y cómo morir…Estaba cansado, decepcionado de la gente, pero alcanzó a reconciliarse con las únicas personas que lo amaron incondicionalmente y que por años esperaron que se diera cuenta de ello…No hay espacio ya para reproches; solo un GRACIAS POR HABER EXISTIDO DON MATA…

amunguia_65@hotmail.com

Síguenos por twitter: @matariliblog y en facebook agréganos: matariliporlirilon