JOSÉ ÁNGEL GALINDO MONTENEGRO

Tenían que pasar muchos años para que nuestras autoridades se dieran cuenta del peligro que representaba el permitir construcciones en una zona de alto riesgo. Mire usted, se ha encontrado en Sur 122 esquina Río Tacubaya, un problema de suelo, pues en pleno paso de peatones y vehículos se detectó lo que es una mina y esta provocando un hundimiento.

Nada raro para los que vivimos por esta zona, ya que años atrás esas edificaciones, eran campos verdes, pero con un serio problema, hoyos profundos por todas partes. Eran extensas áreas que en su recorrido pasa el todavía activo río de aguas negras, conocido como Tacubaya.

Se permitió, no sólo la construcción de casas, sino que dónde está el problema, hay un Mercado, de dimensiones normales y una barda altísima, que si llega a colapsar, causará sin dudarlo una tragedia. Porque es una zona transitada y que lleva a la terminal del Metro Observatorio como a la Central Camionera  Poniente.

El paso constante de camiones de carga y vehículos normales, ha provocado que su cimentación se vuelva frágil y sino se hace un adecuado estudio de mecánica de suelos, como debió hacerse hace ya algunas  décadas, traerá serios problemas, tanto a  la población como a los responsables del mantenimiento y prevención de esta área.

Si usted, viene del viaducto con dirección a la Central Camionera Poniente, sin lugar a dudas, le llamará la atención ver casas en lugares en extremo peligrosos. Predios irregulares en su forma, se fueron ocupando rápidamente. Basta decirles, que el  mismo paso del Río Tacubaya en tiempo de lluvias causó grandes estragos a hogares cercanos al mismo.

La colonia conocida originalmente como Materiales de Guerra (hoy COVE) de la cual mi padre fue uno de los fundadores está,  en  su mayor  parte, construida en lo que fueron minas. Predios se han visto afectados por el hundimiento de sus casas o por salidas de agua, que emanan precisamente de minas en  sus  terrenos.

Preocupante ahora mismo, lo que pueda suceder en dónde esta la central, porque le repito toda esa zona esta inundada de minas que siempre han dado problemas por la misma naturaleza de estas. No solo con rellenar se resuelve el problema. Deben tomar en cuenta el peso de vehículos y la circulación de la misma gente. Situación que al parecer no hicieron.

Hoy, ya es preocupación en las autoridades responsables, cuándo en su tiempo y momento, no hicieron nada  para  prevenirlo.