JOSÉ ANGEL GALINDO MONTENEGRO

No es que sea burla, pero conociendo el desarrollo del PRI y a sus distinguidos representantes, sólo es cuestión de dar marcha atrás y recordar que los discursos de Manlio F. Beltrones son lo mismo que todos sus antecesores que ha tenido. El sonorense, sabe que estar en la jugada es primordial.

El país es de ellos, basta ver la cantidad de gobernadores, secretarios de estado, directores de diferentes instituciones, hasta el edil más humilde es controlado por esta fuerza política que tiene a México en la peor crisis de su historia. Aunque el  gobierno diga todo lo contrario, “lo que se ve no se juzga”.

Son ya varios puntos rojos, mismos que no han explotado por el “vale madres” de los mexicanos y por eso están confiados y su frase de “no pasa nada”.

Con una escuela salinista y siendo un político reconocido, Beltrones, tiene vía libre. Siempre lo he dicho, es un personaje con mucho poder, pero que  a su llegada, encontrará un PRI, con  situaciones que desconoce. Gobernadores y ex gobernadores corruptos, señalados, principalmente, por la población que han saqueado. Moreira, uno de ellos, le sacan pruebas a granel. Saben que es un delincuente y como esta rata, hay varias más.

Algo deberá de hacer si quiere dar pelea en el 2018, porque su partido, su presidente y hasta el mismo sonorense, han perdido “credibilidad”. Si va a seguir  protegiendo a funcionarios  corruptos como lo hizo su antecesor ya desde  ahí lleva la de perder. Proteger a ladrones, no debe ser una norma en el PRI.

Si quiere alcanzar objetivos inmediatos, debe comenzar por limpiar la casa. Beltrones, tendrá tiempo para hacerlo, “si es que lo quiere hacer”, sino sólo estará ocupando a su partido como, hasta ahora se ve, de “trampolín”. No es fácil la tarea, pero tampoco imposible.

El cuadro que le acompañará en su  trabajo partidista, aún no lo conocemos, pero serán los “clásicos” dedazos a los que nos tienen acostumbrados. Su cercanía con Peña Nieto será fundamental, pues bien sabida es la pésima imagen que tiene el Jefe del Ejecutivo dentro y fuera del país.

No estará en el gabinete  peñista, pero les aseguro que tendrá más fuerza que un secretario de Estado, de eso no me cabe la menor duda. Videgaray y Osorio Chong serán de los más preocupados, ya que Beltrones, en el momento mismo de su triunfal llegada al partido del poder, mata sus aspiraciones presidenciables.

Pero para eso falta tiempo, por lo que la  labor del sonorense, será apoyar y tratar de sacar del hoyo al pésimo gobierno, del alumno menos brillante del grupo Atlacomulco, el señor Enrique Peña Nieto, el cual, por cierto descansa, de las “tremendas” jornadas de trabajo a las que se ve sometido diariamente.

Ya comentaremos más adelante del PRI, Beltrones y su Presidente.