JOSÉ ÁNGEL GALINDO MONTENEGRO

Si hay algo que  calienta  y mucho es el de tener servicios que  están para  cuidar  nuestra  salud y que  no sean realmente un apoyo, cuándo se  requieren. Mire Usted, las  notas más  impactantes de  las  últimas semanas han sido: de jornalero que  muere por  falta de atención (Sonora); de una  mujer campesina que  da  a  luz en el jardín de  un nosocomio; de  otra que  le  llegó en plena  recepción la  llegada de su hijo (Puebla) y si se pudieran documentar  todas  las que  no se dan a conocer, pues sería  cuento de  nunca  acabar.

Hace  unas  semanas, lo vivimos personalmente, al sufrir  un sobrino un accidente, cuando un auto se  pasó un alto y se llevó por  los aires a esta  persona. Esto sucedió en  Coacalco con la  consabida  huida del operador del vehículo.

Eso no fue todo, ya que  al trasladarlo al Hospital de  esa  localidad, consecuencia de una fractura expuesta en la pierna, para que se  entienda con el hueso y carne  a la  vista, lo recibieron y pensamos que de  inmediato lo atenderían; sin embargo, pasaron 3 días y nada, lo tenían en un pasillo, con muy pocos  cuidados. Argumentaron que debía esperar su “turno” para ser atendido, pues  había  gente  antes que  él.

Esto es  indignante, porque  pudo perder la pierna. Afortunadamente, después de  unos  días se pudo atender en otra  unidad hospitalaria del  sur  de  la  ciudad. A  lo que  voy, son patéticos los servicios que ofrecen el ISSSTE, IMSS, Salubridad, porque son incapaces de dar un buen servicio, porque cuándo no les  falta medicina, carecen de lugar  para  la recepción de  los enfermos o surgen otros inconvenientes.

Preocupación de  muchos  gobiernos que  ha sido  la  salud de  los  mexicanos, pero ninguno ha  llegado a  consolidar algo que  realmente sea duradero: una  buena  atención. La administración pasada dejó un buen número de  hospitales que  fueron inaugurados  y que  en la actualidad  están  sin dar  servicio, pues  no se terminaron.

Si este mal servicio que les comento se presentó en la  ciudad  más  grande del mundo, ¡imagínese cómo estarán en los  lugares  más recónditos de este  país!

Hace unos días, se anunció por  parte del  Gobierno mexicano, que una  de  las prioridades es el cuidado de la salud y eso es  excelente; sólo que  si no se  supervisa  y apoya a este  sector,  a  la  larga puede traer serios  problemas.

Por eso cuide  su  salud, tenga o no los servicios de esta  instituciones. Ahora si tiene  para  solventar los  gastos de instituciones  privadas, pues  ¡felicidades!, porque no me  cabe  duda que será extraordinariamente cuidada, pero corre el peligro de que  le  de  un infarto, al ver el cuentón de su permanencia en esos lugares, dónde cobran hasta  por  respirar.

Cuide su salud,porque  la  verdad, si se quiere, se  puede o  ¿qué no?