JOSÉ ÁNGEL GALINDO MONTENEGRO

Como todo en la vida hay momentos y a mi punto de vista agregaré que  los llamados grupos de autodefensa han comenzado a ser historia. La ya conocida rivalidad y lucha por tener el poder ha causado una segregación interna, que da como resultado violencia entre sus cientos de seguidores, que al momento solo ven incertidumbre en sus camino.

Y vaya que al principio lo hicieron muy bien, pues a pesar de lo que digan fuentes oficiales, estos hombres, mujeres y niños corrieron de algunas zonas importantes a esa mafia que los tenía bajo su control durante muchos años. Hicieron el trabajo que el gobierno por negligencia no hizo. Y eso quedo muy claro. Hoy las cosas cambian y no pintan nada bien.

Ha caído gente importante y otras  simplemente se  han entregado a  los embelesos del gobierno federal, que amenazante, los comienza a controlar. Desde aquel encuentro del Doctor Mireles con personal gubernamental, las cosas cambiaron, se perdió una cosa fundamental en esta clase de eventos, la credibilidad.

Hoy la detención y posterior consignación de Hipólito Mora, quiebra en buena parte la médula espinal de estos grupos que, divididos, serán presa fácil de los que están interesados en quitarlos del camino. Y créame  usted, no tardará mucho en suceder, porque como toda película mexicana, por excelente que sea, siempre será criticada.

Hoy Michoacán, respira aparente calma,  porque se están acomodando las piezas, buenas y malas. Es solo un breve espacio, porque ni la mafia dejará ese estado, ni el gobierno terminará un trabajo que las fuerzas de autodefensa habían iniciado. No existen los milagros y una vez controlados estos grupos y la mafia se reorganice, todo será igual.

Mal para los michoacanos, porque no merecen estar sitiados sin poder moverse tranquilamente en su población. No sé cuánto tiempo estará el Ejército en esos rumbos pero, una cosa es segura, mientras las diferentes corporaciones policíacas sean de la parte podrida, por más esfuerzos que se realicen, nada cambiará….al tiempo.

Que pena que todo principio tenga un fin y a pesar de reconocer la  labor de estos  grupos, hoy puedo decir que su fin esta cerca, que muy pronto serán historia.