Jacqueline Peschard Mariscal y Ricardo Salgado Perrilliat,

un conflicto de intereses que no se debe callar.

 

Jacqueline Peschard Mariscal, en una entrevista señaló: “La transparencia es incómoda”.

Por lo anterior, tomaremos en consideración las propias palabras de la hoy presidenta del Comité de Participación Ciudadana (CPC) del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), quien deberá explicar ampliamente a la sociedad civil las distintas irregularidades en el proceso de selección del secretario técnico del Sistema.

Es importante que Peschard Mariscal, aclare porque el proceso de selección es el resultado de constantes la extensión en dos ocasiones de la  “Convocatoria y su Metodología”,  sin que mediara una causa justificada, así como incluir perfiles como el de Benjamín Hill Mayoral que se encuentra vinculado al asunto de la Casa Blanca.

Por lo tanto, de no esclarecer lo anteriormente señalado, con justa razón se podrá aplicar al Comité de Participación Ciudadana el popular dicho: “Dime que presumes y te diré de lo que careces”.

Aunado a los anterior, además de las múltiples irregularidades, el pasado 24 de los corrientes, el CPC emitió otro comunicado para dar a conocer los nombres de los candidatos que integran la terna, que a su juicio y de manera unánime, son los idóneos para enfrentar los múltiples retos que el nuevo organismo plantea, la cual está encabezada por  el  secretario técnico de la Secretaría Ejecutiva del SNA y conformada por  las siguientes personas, en orden alfabético:

  • Kaiser Aranda Max
  • Rascón Rodríguez Alejandra
  • Salgado Perrilliat Ricardo.

 De la terna se destacan el nombre de Max Kaiser Aranda, profesional que se vincula con Juan E Pardinas, director general del Instituto Mexicano para la Competitividad A.C. (IMCO), quien fuera uno de los integrantes de la Comisión Seleccionadora, de la cual fue electa la propia Peschard.

Ante ello,  es importante preguntarnos  si existe una verdadera imparcialidad en su postulación y selección o bien, se trata del pago de un favor al IMCO, por parte de los integrantes del CPC y de su presidenta.

Sin embargo, el problema más delicado lo constituye la postulación y selección de Ricardo Salgado Perrilliat, designación que el CPC y Jacqueline Peschard Mariscal deberán explicar, debido a que dicho candidato fue designado por Peschard como director de asunto jurídicos en el Instituto Federal de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos, órgano colegiado  del cual la hoy presidenta del CPC, fungió como comisionada y comisionada presidente del 14 de abril del 2009 al 13 de enero del 2013.

Del Currículum Vitae, del propio Salgado Perrilliat se desprende claramente que de 2011 a 2014, fungió como director general de Asuntos Jurídicos,  periodo que coincide con el desempeño de la comisionada Peschard, por lo que se concluye que ambos mantienen, por lo manos un lazo profesional,  ya que fue su colaborador directo.

Esta situación revela a todas luces que existe un conflicto de intereses, toda vez que al buscar que Perrilliat llegue a ocupar el puesto de secretario técnico, sería como la gota que derramaría el vaso y levanta sospechas en torno a la transparencia transparencia existente.

Finalmente, es importante recalcar que Jaqueline Peschard, forma parte del Comité Coordinador, por lo cual resulta contrario a la transparencia y al SNA, la designación de Ricardo Salgado Perrillat, pues al haber sido un subordinado directo de la presidenta del CPC, queda en evidencia el conflicto de interés entre ambos.