JOSÉ ÁNGEL GALINDO MONTENEGRO

Había una aparente calma en Palacio Nacional…la crema y nata de la política mexicana reunida ahí para escuchar al Presidente Enrique Peña Nieto, quien daría los pormenores de  la tan mencionada Reforma Energética. De pronto, a los lejos se escuchó un grito de: ¿Por qué no nos  consultaste?

Obvió, que esto movilizó a los elementos encargados de la seguridad de Peña Nieto, quienes de inmediato detectaron al que dijo llamarse Daniel Vázquez Aguilar, joven de estatura media y que se les “coló” argumentando que era reportero de la fuente. Y aquí viene lo sabroso de todo esto.

Mire usted, no es de ahora, pero nos ha tocado ver con que facilidad personas ajenas muchas veces al evento se les cuelan a estos encargados de salvaguardar no solo al Presidente sino a todos los que en esos momentos se encuentra ahí. Esto llegó a  verse en el sexenio de Calderón, a pesar de que digan que no es verdad.

Las  mentadas de madre que recibía a  su llegada y salida de Palacio nacional,así lo señalan. De ahí que los últimos años despachaba  en la casa  oficial de Los Pinos. Lo de ayer, fue el grito de un joven mexicano, que burló con cierta  facilidad los diferentes candados que, se supone, son precisamente para eso.

Se interrumpió por unos momentos el mensaje y entre gritos y desconcierto, Miguel fue detenido y sacado del área dónde se efectuaba el evento. Este tipo de manifestaciones traen consigo un caudal de problemas para los infractores, por llamarlos de alguna manera, porque el Estado Mayor Presidencial investiga a fondo a estás personas.

Y el proceso muchas veces es largo, muy largo. Por  otra parte, ante el escenario que dejó este joven, no faltaron los comentarios, la mayoría de ellos, desaprobando la actitud de un mexicano descontento con el trabajo del Presidente, diputados y senadores,al aprobar casi de inmediato la reforma energética.

No han informado, en dónde se encuentra Miguel, debo de pensar que lo están interrogando para cerciorarse de que esa  intervención, era solo eso, un grito de desacuerdo con la política de Peña Nieto. Y que no pasará a  mayores.

Seguramente se reforzará la seguridad en torno al Presidente, porque si esto pasó en Palacio Nacional, dónde, supuestamente, los filtros son realizados  por  gente  capacitada en esto, pues fallaron.

Que  puedo comentar de este joven fiel representante del malestar general que han provocado las diferentes reformas que este gobierno ha aprobado. Falta ver como reacciona la gente de provincia, porque gran parte del trabajo de  Peña  Nieto, es precisamente en los estados. Y ese  grito en Palacio Nacional, lo va a recordar siempre.

“Oye,oye…¿por qué no nos pidió la opinión para la Reforma  Energética? grito este  joven,y todos callaron, hasta el mismo Presidente, perdió el control por  unos  momentos. Sí,gritó y muy fuerte.