ALEJANDRA MORÁN

Si para el lector es difícil entender a quiénes me refiero como Gabinitos, Gaelitos y Tatianitos, les aclaro que con esos apelativos hago alusión a los amlovers, a los adoradores del “virtual prejidente electo”. Y perdón que me tome la libertad en una columna política mencionar a los sapos de mi tradicional obra de cabaret, pero era inevitable la comparación, sobre todo porque los personajes centrales de esta participación, se la han pasado tragando sapos desde que López “ganó” la presidencia de la república el pasado primero de julio.

Para entender, basta hacer un breve recorrido por las noticias de estas últimas semanas sobre el caudillo de Macuspana, donde Gael García Bernal ahora, tajantemente, argumenta que ellos, los que votaron por el peje, “no tienen la culpa de que haya designado a Bartlett como futuro director de la CFE”, o sea, “si votamos por él pero las burradas son de Lopitos, zafo, yo no fui” dice Gael al mero estilo de Pedro Infante y Pedrito Fernández.

¡Ay Gael!, pero si en la campaña te deshacías en elogios por el futuro Tlatoani; querías el cambio y aunque no vives en México te la pasaste chingue y jode con que AMLO era poco menos que Dios. Claro, a ti, a Demián Bichir, a la Kate del Castillo, a Damián Alcázar, a Belinda, a Eugenia León, a Susana Harp, a Cuauhtémoc Blanco, a Sergio Mayer, a Lily Téllez y a otros jumentos untados y ungidos por sendos billetotes o seducidos por una candidatura o favores personales, se les hizo fácil hacerse los intelectuales de izquierda desde la comodidad de sus apartamentos en “jaligú”, el Pedregal, Coyoacán o Interlomas, y a quienes el engaña bobos no les va a hacer de las suyas. Y sacaron sus videos, memes y tuits en apoyo al de Macuspana demostrando que así son de serviles y arrastrados. ¿Pero ahora Gael, sales con que te deslindas y que no te imaginabas tremenda sandez de tu Tlatoani, al incluir a Bartlett en sus planes? De acuerdo a este razonamiento, los amlovers ahora, para mí, son los gaelitos, por soquetes.

También son “tatianitos” en alusión a Tatiana o “Tontiana” Clouthier quien anda tragando sapos por la misma razón. Primero bien puesta con la futura “no primera dama”, Beatriz Gutiérrez Müller haciendo caracolitos en una entrevista pública que fue grabada en video y viralizada mentando madres y haciéndose las chistosas hablando con tonito de La Merced y ahora condena la designación de Bartlett, dice que “había mejores opciones”. Mi reina chula, ternurita ¿acaso no se dio cuenta de que el dinosaurio acompañó siempre a su mesías? ¿De dónde le extraña que el peje lo haya destapado para darle tremendo cargo mientras a ella le deja una migaja? Hablará por ardor o ya le picaría la consciencia. Increíble que nunca vio a Bartlett a la diestra del futuro “Tlatoani”, ¿estará cieguita? Pero si no se le despegaba. Ahora la Tatis se indigna, dice que Bartlett le hizo la vida de cuadritos a su papá, Don Manuel Clouthier. Claro, pero en la campaña no le importó a la Tatis. A otro perro con ese hueso. No me diga que no sabía que en política se hacen amarres, se compran puestos y candidaturas… Como dicen en el “norti”, ahí por su tierra… ¡Ah dio! Así los amlovers también son tatianitos, igualmente, ¡por soquetes!

Entonces querido lector, los gaelitos y tatianitos andan bien calladitos ante su inminente estrellamiento contra el pavimento por haber votado por un falsario, creo que nosotros, quienes no votamos por el conde de Macuspana, somos mucho más felices, podemos hablar libremente (al menos aún), dormimos con la consciencia tranquila porque no caímos, aunque vivamos también muy preocupados por lo que ese sujeto está creando y deshaciendo. Sí somos más felices porque no tenemos que bajar la cabeza o esconderla como avestruz o seguir fingiendo que “debemos darle la oportunidad”, pendejeándose por dentro por haber votado por el falso mesías.

No creo en milagros por lo que se me dificulta creer que a los pejelovers les esté cayendo el veinte pero si veo muchos menos ataques, burlas o sarcasmo por parte de los amlovers. Aunque saltan, lo hacen en menor escala, te insultan pero pasamos de “prianista, “lambe culos”, traga frucsis, come tortas y amante de la mafia del poder”, a ser simplemente, “ardidos”… “póngansen bitalicina”, “reklamale a Peña derechaira”, “ezperence a que govierne y no estes chingando”, “ningún chile les envona”… dicen.

A ver mis queridos gaelitos y tatianitos, pero si su presidente es quien sale todos los días a marcar la agenda, es tan pero tan creído que ya está haciendo cambios, bajando sueldos, haciendo refinerías, vendiendo aviones… Por cierto, y muero de risa al escribir esto, me es imposible creer lo que mis ojos han visto, con el accidente del avión de Aeroméxico en Durango, ¡se ha desatado cada chairo comentario! No les miento, vi que una gaelita escribió un comentario donde acusa al “prian” de haber preparado el accidente para despistar para que cuando su “prejidente” viaje en líneas comerciales la mafia del poder lo pueda matar fingiendo un accidente. ¡Háganme ustedes el refrabón cabor!

No sé si reír o llorar; no sé qué es peor, si la ignorancia o el fanatismo, ¿a qué hemos llegado? Estamos en el límite de la locura, donde el caudillo, en efecto, para sus seguidores, es un Dios, el adoctrinamiento generado es de asustarnos. ¿De qué van a ser capaces los gaelitos y tatianitos cuando vean que fueron engañados y utilizados? Yo le temo a una revuelta y vengo insistiendo en ello desde hace seis años. La bomba generada por el cinismo priísta, la apatía panista y la locura amloista, está a punto de estallar.

Queridos lectores, estimados gaelitos y tatianitos, a diario sintonizo los noticieros y trato, de verdad que lo hago con toda la intención de sorprenderme y cambiar mi visión sobre López Obrador, sin embargo, no puedo, es insufrible. Esa soberbia con que se conduce, su lenguaje corporal, los ademanes de dictador, ese dedito señalador, los treinta segundos transcurridos para hilar una idea con otra, su voz chillona hitleriana y para colmo sus ideas arcaicas, son el combo perfecto para no tolerar ni tres minutos de su presencia. No puedo y ahí se me desdibuja la sonrisa y se me quita la felicidad, porque sé que lo voy a sufrir seis años, si bien me va.

El pasado dos de agosto del 2018 este señor sólo revolcó a la gata más de cinco veces: ya nos se llaman impuestos, ahora son “contribuciones”; ya no se llaman gasolinazos, ahora son “ajustes inflacionarios; ya no son foto multas, ahora son “foto infracciones”; ya no son corruptos, ahora hay que darles el beneficio de la duda y la más lamentable de todas queridos lectores, gaelitos y tatianitos, el virtual presidente electo ya ha cambiado el discurso de su transformación de cuarta, ya no habla de la “mafia del poder”, ahora esos, sus amigos de antaño, priistas y dinosaurios de abolengo ya no son de la mafia del poder, no gaelitos y tatianitos, son simplemente… LOS CONSERVADORES o LOS PATRIOTAS.

Ya sé, me vas a salir con tu perorata de que soy intolerante, clasista y racista por utilizar tus nuevos motes. Ay querido amlover, si a eso le llamas ser clasista, sí, lo soy y en extremo. Dime ¿qué culpa tengo yo de que hayas votado sin pensar? Definitivamente, las masas no piensan, solo siguen al caudillo, pero déjame volverte a recordar que la luna de miel te va a durar muy poco. Ya Fernández Noroña expresamente pidió ayuda en el Foro de Sao Paulo, para cuando se termine el coito pre y post electoral. ¿Cuánto más necesitas para abrir los ojos?

Aquí estimados amlovers, llega su tercer mote, ustedes son los gabinitos, porque como Gabino Barrera… no entendiste razones.

Que Dios te perdone porque no creo que ni tus hijos, ni tus nietos podrán entender que hayas sido tan necio y estado tan ciego para no ver lo evidente, esto apenas empieza y vas a tener que chingarle más duro porque hay hartos ninis que mantener, sobre todo a los hijos de tu  próximo presidente.

Diga usted si no

#MORANETAS