JOSÉ ÁNGEL GALINDO MONTENEGRO

La reciente recaptura (del llamado “enemigo público No.-1” en varios países); del famoso y multimillonario Joaquín Guzmán Loera el “Chapo”, ha traído al gobierno de Peña Nieto un respiro, ante las miles protestas y descontento por sus controvertidas Reformas. Su imagen estaba deteriorada y este golpe al hombre de Sinaloa, calmará  las aguas.

Sí, causó sorpresa la detención de este hombre que gozó de toda  impunidad durante los sexenios panistas. Le dio la bienvenida el hombre que engaño a toda una nación, el conocido charlatán de Guanajuato, Vicente Fox,  pues al inició de su mandato, Guzmán Loera escapó, con la presunta complicidad  del mismo gobierno.

En esos años reestructuró  y ¡vaya manera de hacerlo!, todo su emporio, colocándolo como uno de los hombres más ricos del mundo. Solo hay que recordar que este hombre, no terminó ni la primaria; sin embargo, tuvo el talento y habilidad necesarias para que su actividad creciera.

Nunca creí eso de que no sabían dónde se encontraba, porque este personaje se movía tranquilamente a lo ancho del país, eso ni dudarlo. De sus salidas al extranjero, lo pongo en duda, pues a pesar que ni  Fox y menos Calderón, lo molestaban, en otro país si podía correr verdadero peligro.

Ciertamente ha sido un duro golpe al crimen organizado, pero como en alguna vez el mismo capo lo dijo: “si me atrapan o me matan…no pasa nada.” Y tiene toda  la razón, porque lo agarraron a él pero su estructura en el mundo del hampa, como muchas otras, seguirá adelante.

Un grupo especial de la Marina Armada de México, la responsable de su captura. Se confía más en ellos que en elementos de la Sedena. Basta recordar que en el enfrentamiento con Arturo Beltrán Leyva, el “Barbas”, los marinos  cumplieron con su labor. Y si desató la violencia esa ocasión en Cuernavaca, Morelos, fue porque el hampón, puso resistencia.

Me  llamó la atención, que a pesar de los pocos segundos que salió en cámaras para trasladarlo al Altiplano, Guzmán Loera, balbuceaba algo, porque no era chicle y el movimiento de sus labios semiabiertos era como la conformación de palabras. Quizás la amenaza de una nueva fuga. Molesto, con algunos golpes, vista abajo,  presentaron a este hombre buscado más que  nadie  por  la  justicia americana.

Sí, esa a la que tanto temor le tiene este hombre. Hoy bajo el resguardo de las autoridades federales. Hubo momentos de duda al recapturarlo, porque en las principales Agencias estadounidenses, lo aseguraban mucho antes de que el gobierno mexicano lo confirmara. Esta laguna de tiempo,terminó al presentarlo en el  hangar de la Secretaría de Marina.

Ya se tiene conocimiento de que será el  abogado Óscar Quirarte, su defensor. Y pronto les comentaré de quién se trata. Por el momento, y como se ha  informado, el Chapo regresó al penal de máxima seguridad en  el  Estado de  México,  el mismo de dónde lo trasladarían al penal de Puente Grande, de  dónde hizo historia al realizar una fuga limpia, sin violencia.

Puedo comentar que su abogado, dedicará tiempo completo para evitar algo que a Guzmán Loera le ha temido siempre, la extradición. Y más que en Chicago, Illinois desbanco al famoso gánster, Alphonso Capone como el enemigo público No.-1 de ese estado. Saldrán muchas notas de este hecho. Quizás lo más importante será ver la reacción de sus miles de  enemigos por captura.

Otro hecho importante fue: que el ex presidente Calderón en redes y mucho antes que Peña Nieto, lo hiciera, confirmó la detención de Guzmán Loera, aún sin ser todavía oficial. Lo demás usted lo conoce. Y sí para mi, el Chapo es solo uno más, que  no le  cuenten que su emporio ya se  desmantelo, porque eso es mentira. Ha tenido y tiene gente detrás de él, o ¿lo dudan?