JOSÉ ÁNGEL GALINDO MONTENEGRO

No podemos  dejar  en el olvido, las  grandes actuaciones de  nuestros niños(as) mexicanas en el deporte. Mire usted, hablamos diariamente de sucesos que ya se están haciendo costumbre en nuestro país:   los  secuestros, el alza a la gasolina, la  consabida subida de precios, la  conchudez y doble cara  de nuestros  representantes en el  Congreso, la inseguridad en todo el país y otros  rollos que  nada más  de  leerlos, nos causan un deterioro emocional.

Por eso, dando vuelta  a la  hoja, lo realizado por  los  niños(as) Triquis del estado de Oaxaca son verdaderas  fuentes  de alegría. No olvidamos a  mis llamadas Bayonetitas de Puebla, quienes en cada  juego entregan todo para poner en alto el nombre de México. Estos pequeños indígenas(algunos no hablan español) han dado la  vuelta  al mundo, porque  sin ningún apoyo federativo y menos del estado, lograron lo que  muchos, que incluso están  becados, no han podido.

Verlos  jugar, sin zapatos, ha causado admiración del mundo entero, pero lo que  realmente causó impacto, es la sencillez en su persona, su inocencia, sus  ganas de ser, de triunfar, de señalarnos  una  y otra  vez, que ¡sí se  puede!

Mis Bayonetas de  Puebla, felices  por  los triunfos. La  mayoría de ellas, huyendo de  la prensa, mostrando ese  lado blanco de  la  inocencia. Niñas que en su vida llegaron a  pensar en subirse  a  un avión por  la extrema  pobreza en que  viven.

Y que decir del trabajo de  mi estimado y siempre serio Raúl “el Potro” Gutiérrez, va  por  el bicampeonato mundial en la Sub 17, al lado y codo a codo con estos chamacos que se  van abriendo paso a la  vida  en lo que  más  les gusta  y disfrutan…el futbol.

Recuerdo hace  unas  semanas, cuándo perdió su primer partido allá en los Emiratos Árabes; muchos estúpidos  federativos pedían destituir al ya famoso Potro (ex jugador del Atlante); sin embargo, las  cosas  cambiaron y al estar en la antesala de ser  nuevamente campeón, ahora esos depredadores, le aplauden y se  ponen de  pie ¿qué cosas no…?

Hay mucha mafia en las  federaciones deportivas de este país, porque no se  puede entender,como los Triquis y Bayonetas, hasta ahora  tienen reconocimiento y apoyo de las entidades  deportivas gubernamentales. Todos,obviamente quieren estar en la foto,aunque muchos de esos oportunistas no merecen estar  ahí aprovechando momentos de  grandeza.

Y no sé si mis  chavos de  la Sub17 sean campeones, pero de lo que estoy cierto es  que juegan con mucho corazón y ¡huev…!; sí de esos que  a muchos profesionales de la Selección mayor les  faltan. Hoy a pesar del hoyo en que se encuentra México; Triquis,Bayonetas y el potro Gutiérrez con su palomilla futbolera, a los que amamos al deporte, nos han dado grandes satisfacciones porque a  pesar de  la carencias  y corrupción imperantes, estos niños(as) mexicanos, con sus triunfos, nos dicen: ¡sí se  puede!…y yo estoy con ellos, porque tienen toda  la razón.