Y…SI LOS LINCHAMOS…

ALEJANDRA MUNGUÍA CAMBRÁN Tal parece que en este país tener un sueldo decoroso, que dista mucho de ser escandaloso (el de los diputados, senadores y magistrados sí que lo es), más que un reconocimiento a toda una vida de trabajo, a haberse quemado las pestañas estudiando, es motivo de linchamiento… […]